5 ejemplos de animales que galopan

El andar de un ser vivo también posee un nombre propio. Los seres humanos decimos que caminamos, pero existen otros seres que en realidad lo que hacen es galopar. Este andar tiene sus propias características.

Ya que en este caso, a la hora de galopar es mas bien realizar un andar en donde el pie de atrás no va a sobrepasar al de adelante. Y parece realizar una serie de saltos, lo que en conjunto termina por ser un andar particular.

Conoce algunos animales que galopan.

5 ejemplos de animales que galopan

Para poder entenderlo mejor, aquí conocerás algunos animales que se consideran galopan, por la forma en que andan.

El caballo.

Por supuesto, no podían faltar los caballos en primer lugar. Y de hecho es el que nos va a servir para tener la imagen mental de como es andar a galope. Es muy característica la forma en que se desplazan sus patas.

Y puede ir variando su velocidad de galope, pero la manera en que se desplazan sus patas siempre es la misma. A partir de aquí, deberás quedarte con la forma en que anda este equino para aplicarlo a otros.

El antílope.

Este animal puede ser encontrado en muchas partes del mundo, siendo famoso por la forma en que se desplaza, considerado un galope de tres tiempos. Este movimiento es realizado así para poder escapar de los cazadores.

Esto es ya que al estar andando, tiene la posibilidad de cambiar con relativa facilidad de dirección. Es bastante rápido, por lo que al estar perseguido y poder notar a su cazador, podrá correr hacia otra parte a alta velocidad sin tardar en cambiar.

El camello.

Otro animal que tiene un galope de tres pasos, el cual realiza en un terreno bastante distinto: en el desierto. Donde la arena es lo habitual, sus músculos están preparados para poder resistir andar en un terreno tan poco amable.

Es un animal que alcanza alta velocidad, mientras los trayectos sean cortos. Porque pierde resistencia mientras más largo sea el galope. Pero es lo suficiente para huir de enemigos y útil en muchas otras situaciones.

El hipopótamo.

Este puede ser el primer ejemplo que te sorpresa, ya que todos los anteriores tenían un cuerpo con similitudes. En cambio el hipopótamo es grande y grueso, pero su analizas su andar, también galopa.

Y seguramente lo relacionas con lentitud, pero debes saber que un hipopótamo corriendo puede alcanzar unos 48 kilómetros por hora. Si lo comparas con la velocidad alcanzada por un ser humano promedio, básicamente lo triplica.

El león.

Y con este último queremos dejar clara la variedad de animales que galopan. Ya que el león también tiene un movimiento similar, siendo bastante distinto al ser un ágil felino. Pero sus patas se mueven igual.

Vale la pena mencionar que no tiene mucha resistencia para correr por largos tiempos. Es por eso que se acerca lo más posible a su presa, teniendo un galope corto pero intenso, lo suficiente para poder derribar al animal en cuestión.

El galope es bastante común en el mundo animal, no encontrándose únicamente en animales con fisionomía similar al caballo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.