Búfalo de agua, el bovino que gusta de estar sumergido

El búfalo de agua toma su nombre precisamente por esa cercanía que presenta con el agua. Por lo regular buscará estar sumergido en este líquido, pasando bastante tiempo ahí dentro a diferencia de otras especies.

Y si bien por muchos años no era tomado en cuenta, en los últimos años su exploración ganadera comenzó a aumentar en gran medida. Conoce un poco más de esta especie que ahora forma parte de nuestras vidas.

Características del búfalo de agua.

búfalo de agua

De nombre científico Bubalus Bubalis, esta es una especie originaria de las zonas tropicales de Asia. Permaneció durante mucho tiempo como exclusiva de esa región, pero en las últimas décadas comenzó a traerse a América.

Es un bovino alto de casi 2 metros de altura por lo regular, que tiene un peso de 1,200 kilos en los machos y 1,000 kilos en las hembras. Posee pelaje, pero este resulta ser demasiado pequeño o pegado al cuerpo. Es común que incluso no tenga.

En sus cuernos podemos encontrar otro aspecto distintivo, ya que estos se encuentran curveados y hacia atrás. Y también se encuentran demasiado separados entre ellos, llegando a tener una distancia de poco más de un metro.

Comportamiento.

Este búfalo puede tener dos tipos de comportamiento muy distintivos, ya que cuando se encuentra en estado salvaje suele llegar a ser agresivo. Pero cuando es domesticado, se vuelven en exceso dócil.

Y el comportamiento que les da nombre es su preferencia por estar en agua. A diferencia de los cerdos que necesitan algo de lodo, en su caso buscan lodazales profundos o incluso zonas llenas de agua.

Esto lo utilizan para su termorregulación, por lo que para tener en crianza algunos es necesario tener espacios suficientes para que pueda sumergirse. Ya que los simples baños de regadera no es suficiente para su temperatura.

Por lo regular prefieren las aguas dulces, pero también se ha visto que algunas de sus sub especies pueden llegar a pasar mucho tiempo en agua salada.

¿Cuál es su alimentación?

No solo pasan tiempo en el agua por culpa de la regulación de la temperatura, sino que al mismo tiempo es una fuente de alimentación. Ya que comen por lo regular toda clase de algas, cañas y otro tipo de plantas de estos lugares.

De hecho se vuelven parte importante de los ecosistemas donde se presentan, ya que gracias a su alimentación es posible controlar la proliferación de algunas plantas, que pueden llegar a volverse invasoras.

Aún así no requieren de ello exclusivamente, ya que por ejemplo para crianza puede alimentársele con  alfalfa, hojas de plátano y en general toda clase de hoja verde con el que se suele alimentar al ganado.

Domesticación y explotación.

Aparte de su producción, es un animal que se puede domesticar para estar junto a los humanos en el trabajo. En su originaria sobre todo es muy utilizada para el arado, más que nada en arrozales que es un campo húmedo ideal para ellas.

A su llegada a Europa se le ha encontrado nuevos métodos de producción lechera, siendo especialmente popular su uso en la producción de leche en Italia, gracias a la cual se produce un queso mozzarella muy solicitado para las pizzas.

Otras partes de su cuerpo también pueden ser aprovechadas, como la carne para el consumo y la piel para la creación de distintos tipos de productos. Sus precios suelen llegar a ser altos en el mercado.

Actualmente no se le considera en peligro de extinción ni similar. Pero si se teme que pueda desaparecer en su estado natural, ya que los bosques tropicales donde suele vivir se han visto amenazados en los últimos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.