Características de la raza komondor: origen, cuidados y entrenamiento

Aunque no sepas el nombre de esta raza de perros, es bastante probable que con ver su fotografía puedas identificarlo. Ya que el Komondor posee un cabello que sin duda uno recuerda, con esa abundancia y rastas que forma.

Es una raza muy popular hoy en día, ya que no solo su apariencia física es peculiar, también suelen darse mucho a querer. Siendo muy cariñosos con sus dueños, conoce más datos sobre este hermoso animales.

Características físicas del komondor.

todo sobre el komondor

Este perro posee una altura promedio entre 64 a 70 centímetros, teniendo también un peso promedio que va de los 45 a 60 kilogramos. Pertenece al tipo de perros rastafari, lo cual toma precisamente por las abundantes rastas blancas que posee.

Cuando no es utilizado como mascota, también suele trabajar como un perro ovejero. Es muy obediente y trabajador, además que gracias a su apariencia, es fácil que haga camuflaje entre los animales que tiene que cuidar.

¿Cuál es su origen?

El país de donde se le conoce originalmente es de Hungría, una zona que puede llegar a tener temperaturas demasiado bajas. Es por eso que su cuerpo se encuentra adaptado con todo ese pelaje para poder soportar.

Ha existido por miles de años en esta región y se dice que es un descendiendo de los ovtcharka, que provienen de Rusia. Pero que fue llevado por gente que migraba y poco a poco se volvió a una zona local nueva.

Personalidad y comportamiento.

Es un perro ideal para tener en casa, ya que es muy amistoso y obediente. Sobre todo un aspecto que es muy llamativo es lo protector que es. Ya que en general no deja que nadie extraño se le acerque y suele ser guardián.

Pero con los miembros de su familia será muy apegado y cariñoso. Por lo que como mascota hay que tener en cuenta que será un guardián muy feroz, por lo que se deberá tener cuidado en caso de tener visitas inesperadas a menudo.

Cuidados que se le deben tener.

Uno de los primeros puntos a tomar en cuenta a la hora de adoptarlo es si tendremos suficiente terreno para que pueda vivir tranquilo. Ya que requiere bastante espacio para poder andar y correr libremente.

Recordemos sus orígenes como perro ovejero, no le gusta estar atrapado en un espacio pequeño. Y si bien podemos tenerlo en casa, lo mejor que podemos hacer por él es darle un sitio para que pueda estirar las patas.

Por supuesto, es recomendable que tenga una forma de refugiarse, ya sea entrando a la casa o teniendo un pequeño espacio con techo. Sobre todo si va a llover, no es demasiado recomendable que le caiga agua. Sufre enredos en su pelo.

También es necesario invertir tiempo en sus paseos, ya que requiere gastar bastante energía. Por lo tanto, también es buena idea para la persona que quiera hacer ejercicio y mejorar su condición física un poco.

Es importante socializarlos desde pequeños. Para que de adulto no sea un perro huraño y que ataque a todos. Se requiere tener un carácter firme con este animal para que pueda terminar por ser obediente.

A partir de los 4 a 8 meses de edad, si se le va a querer entrenar para guardián, esa es la mejor edad para que comience a recibir lecciones.

Deberás cuidar su pelaje.

Esto requiere un apartado en específico, ya que el cuidado de su pelo será uno de los retos de su dueño. Es necesario estarlo cortando para prevenir que su pelaje llegue a ser tan largo que este arrastrando todo el tiempo.

Muda de pelo un par de veces al año, en donde deberemos separar manualmente sus cordones para evitar que se enreden. Esto se hace igual dos veces por año, aunque semanalmente hay que vigilar que no haya enredos.

Debido al gran crecimiento de pelo, se deberá vigilar que este no vaya a entrar por el oído y también que en la base de las patas no haya demasiada abundancia.

Es un animal que requiere tiempo de tu parte, pero tendrás como recompensa un perro amoroso que igual puede ser un gran guardián.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.