¿Cómo diagnosticar problemas gastrointestinales en cobayos?

Muchos seres vivos pueden llegar a tener problemas gastrointestinales. Pero en algunos de ellos puede ser muy difícil llegar a diagnosticarlos, o al menos, detectar que algo se encuentra mal con sus estómagos.

Este es el caso de las cobayas, que pueden estar padeciendo esta clase de problemas y no enterarnos. Es por eso que ahora aprenderás a tener una idea sobre si está sufriendo esta clase de percances.

Detecta una cobaya con problemas gastrointestinales.

Cómo diagnosticar problemas gastrointestinales en cobayos

Antes que nada debo decir que no con esto se está sustituyendo una visita al veterinario. Si no más bien, te permitirá darte una primera idea que algo no se encuentra bien y que deberás llevarlo a atender.

Tiene un abdomen abultado.

El signo más común de esta clase de problemas es que su abdomen se encuentre más abultado que de costumbre. Es por eso importante conocer de antemano como es su cuerpo en condiciones normales, para no confundir.

Pero suele ser muy notorio, como parece tener una inflado su estómago de una forma poco natural. Esto es porque se ha llenado de gas por el bloqueo de algo, por lo que deberá ser atendido de forma urgente.

Que no tenga los dientes demasiado largos.

Un aspecto que suele dejarse de lado es el tamaño de sus dientes. Estos crecen de manera continua, tanto así que puede llegar el momento en que sean incluso peligrosos para ellos por estar largos y puntiagudos.

Revisa su hocico y puede que sean demasiado grandes. También puede pasar que quieras revisar y no se deje, porque le duele. Habrá que llevarlo a revisar, porque todo ello podría estarle dificultando el poder comer.

Marcas fecales en su trasero.

Otra forma de detectarlo es que tenga una diarrea demasiado constante. Y si llega a pasar esto, es posible que ya haya manchado los pelos de su trasero debido a la abundancia. Una inspección a simple vista permitirá verlo.

¿Tu cobaya toma posiciones extrañas?

Si siente dolor, es probable que busque como aliviarlo tomando poses raras. Piensa cuando te has sentido mal de tu estómago, el dolor puede terminar por doblarte. Lo mismo pasa con ellos si les duele el estómago.

Será común que en lugar de estar echado de forma normal, lo veas con una curvatura y acostado. Habrá que examinarlo, porque podría estar doblado debido a un dolor muy agudo.

Se encuentra comiendo menos.

Cuando un animal se siente mal, una de las primeras acciones que realiza es dejar de comer. Este proceso puede ser gradual, en donde pasará a comer menos y luego llegar al punto de no estar queriendo comer.

Usted verá como se encuentra rechazando la comida que por lo regular le encantaba. Esto dará como resultado una pérdida de peso y deterioro de sus fuerzas, por lo que deberá ser atendido de manera inmediata.

Cambios en sus heces.

También vigilar sus heces permitirá darte una idea. Una de las más notorias es que cambien de color, siendo ahora bastante más blandas y desprendiendo un mal olor por encima de la media, mostrando algo mal.

De igual forma podría comenzar a defecar menos, llegando al punto de no hacer y perdiendo peso en el camino. Esta es otra situación de emergencia para llevarlo al veterinario.

Es importante por lo tanto estar siempre pendiente de cualquier cambio que tenga nuestra mascota. Ya que si bien podría no ser un problema gastrointestinal, si podría ser cualquier otro tipo de enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.