Como evitar que mi gato se suba a la cama e impedir duerma en ella

Nuestra cama es el lugar donde descansamos. Nos gusta tenerlo limpio, por nuestra salud y comodidad. Pero no somos los únicos que tenemos ganas de descansar ahí: nuestro gato podría querer dormir ahí también.

Si quieres aprender a como evitar que el gato se suba a la cama, aquí encontrarás algunos métodos que te permitirán lograrlo de forma pacífica. Y claro, siempre respetando al animal y tratándolo con cariño.

Entendiendo porque mi gato se sube a la cama.

Como evitar que mi gato se suba a la cama

Los gatos son animales que les gusta mucho la comodidad. Por lo tanto, al estar en el hogar se encontrarán buscando continuamente como mejorar su bienestar. Lo cual es hasta cierto punto lógico, los humanos también lo hacemos.

El subir a la cama es simplemente porque encontraron el sitio más cómodo para ellos. Pero no es la única razón: tu sitio de descanso es atractivo como sitio para poder conquistarlo.

Saben que en ese sitio pasas horas y horas. Es un triunfo para ellos llegar y llenarlo de sus feromonas, mostrando que ellos tienen cierto dominio sobre ti. No se los tomes a mal, es simplemente su naturaleza.

Algunos métodos son.

Usar repelente en los muebles.

Para este punto, no quiere decir que vayas a colocar algún tipo de sustancia tóxica en la cama ni mucho menos. Queremos ahuyentar al gato, pero no queremos dañarlo de ningún modo. Para ello deberás utilizar olores que odian los gatos.

Una excelente idea es colocar en tu cama olores cítricos. Para ellos, este tipo de olor no es nada agradable. Otra opción es el olor a pino, que si es muy fuerte, resulta demasiado penetrante para ellos y terminan por alejarse.

Dile que no con cariño.

Existe la creencia que los gatos no escuchan para nada a sus dueños. Que ellos siempre te ignoran, pero la práctica ha demostrado que escuchan más de lo que uno pudiera pensar. Para ello, deberás bajarlo al verlo dormido.

Pero no lo hagas regañándolo. Háblale con una mezcla de cariño y firmeza, en donde le dices que no quieres que se suba. No entiende las palabras obviamente, pero si entenderá que está haciendo algo incorrecto.

No lo aprenderá a la primera, pero no dejes que se quede ahí. Y se constante, si en unas ocasiones lo bajas y en otras no, no le llegará el mensaje. Porque no entenderá lo que está haciendo mal en cada caso.

Adquiere una cama para gato.

Es probable que quiera dormir en tu cama porque no tiene un sitio cómodo para él. ¿Has pensado en comprarle una cama? Existen en el mercado una amplia variedad de ellas, de todo tipo de precio y calidad.

Al tener un lugar propio, que sea muy cómodo, puede empezar a preferirlo. Si ha pasado mucho tiempo durmiendo en tu cama, puede que haya que pasar primero por un proceso de adaptación. Pero lo conseguirá con el tiempo.

Enseñar a mi gato a dormir en su cama

Porque mi gato ya no quiere dormir en su cama

Puede darse el caso que ellos ya tienen cama propia. Pero de buenas a primeras, han dejado de querer utilizarla. Por eso comenzaron a usar la tuya, porque la del mínimo ha pasado a ser de su desinterés.

Si antes le gustaba, deberías probar revisar algunos puntos.

  • Es posible que la cama se haya vuelto dura. Por diversas circunstancias, ya no es suavecita como antes, por lo que deja de ser atractiva. Tal  vez le cayó humedad o algo similar, el punto es que ya no es tan cómoda.
  • Tiene algún olor desagradable que le aleja de usarla. No puede estar a gusto porque tal vez huela a humedad o alguna otra sustancia que se derramó encima. Es buena idea lavarla para probar si con ello regresa.
  • Está en una ubicación incómoda para ellos. Probablemente está en el paso de la gente, lo que causa que no se sientan bien para dormir. Prueba otra ubicación, una más privada, tal vez mejore.

Los gatos si pueden aprender. Pero no lo conseguirás si utilizas violencia con ellos. La mejor forma es por medio de la paciencia, cariño y constancia. Con eso, lograrán recibir el mensaje que en realidad no los quieres en tu cama.

Son animales más nobles de lo que pueda llegar a decir la gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *