Como saber si un perro tiene fiebre o temperatura alta: conoce los síntomas

La fiebre en los seres vivos es por lo regular un indicador que ando anda mal, o al menos, existe un cambio interior que se encuentra creando conflicto. Es una forma natural que tiene nuestro cuerpo de avisarnos de que algo nos pasa.

Vale la pena recordar que la fiebre no es una enfermedad en sí, sino un síntoma. Esto para las personas es bastante útil para poder determinar entonces que algo pasa. Pero, ¿qué sucede con los perros?

Para un ser humano, tenemos maneras de medir nuestra temperatura, ¿cuáles son las formas de saber si un canino tiene la temperatura alta?

Formas de saber si un perro tiene fiebre.

como saber si un perro tiene fiebre

Si empezamos a observar que nuestro perro comienza a tener ciertos comportamientos, como son tener un aparente sueño exceso o notarse demasiado cansado, es bueno tomar nota.

Lo primero que se debe saber es, ¿cuándo se considera que un perro tiene temperatura alta? En los seres humanos, se considera que a partir de los 37 grados. Pero los perros tienen esta medida un poco más alta, a partir de los 39.7 grados.

Y si sobre pasa los 41 grados, ya puede comenzar a considerarse preocupante. En cualquiera de los casos, acudir al veterinario lo más pronto posible para una revisión puede salvarle la vida.

La mejor forma de poder medir la temperatura es por medio de un termómetro rectal. El uso de este lo más seguro es que no sea del agrado de tu mascota, pero no existe forma más precisa de poder medirlo.

Para poder realizarlo de manera que no lo vayamos a lastimar, lo mejor que podemos hacer es untar un poco de vaselina en la punta. Lo mejor es que se haga entre dos personas, para que ayude a sostener al animal.

Existe una alternativa, que es menos precisa pero que ayudaría mucho, que es el termómetro de oído. No es tan fiable, pero al menos podrás tener un indicador aproximado sobre su temperatura corporal del canino.

Como saber la temperatura sin utilizar un termómetro.

Existe un par de formas más recomendadas:

  • Tocar las orejas del perro puede ayudarnos a conocer si algo anda mal. Es buena idea que te acostumbres a tocar sus orejas, para conocer la sensación habitual. De cambiar entonces, podrás notarlo al contacto.
  • Palpar su vientre también puede ayudar. Es otra zona con una alta concentración de vasos sanguíneos, por lo que en caso de algún cambio interno se verá altamente reflejado en su interior.

Síntomas visibles que indican que podría tener temperatura alta.

La medición por medio de termómetro es lo mejor. Pero también existen otros síntomas adicionales a los que podemos prestar atención.

Popularmente, se considera que tocar la nariz de perro es un buen indicador. Pero no lo es tanto, ya que es demasiado impreciso y el resultado puede ser engañoso. Ya que no existe una sola razón que deje seca su nariz.

Por ejemplo, si pasó demasiado tiempo en el sol o no ha tomado agua suficiente, puede causar que su nariz no se sienta húmeda e incluso caliente. Pero al regresar a las sombras o tomar agua, notarás que se normaliza.

También hay que vigilar que:

  • No haya perdido el apetito.
  • Una creciente antipatía.
  • Temblores diversos
  • Secreción nasal constante.
  • Pérdida de apetito.
  • Notar un malestar generalizado.

Como ayudarle a reducir la temperatura.

Lo primero que debes hacer es pedir una cita con el veterinario. Pero mientras llega el momento de su cita, si es buena idea buscar formas de lograr reducirle esa temperatura alta.

Algunas formas recomendadas son:

  • Moja sus orejas, estómago y otras partes, para luego ponerle un ventilador encima. Esto permitirá ir refrescando. Esas partes son esenciales y mantenerlas frescas ayudará a la temperatura general.
  • Toma una tela mojada y colócasela en el estómago. El mismo efecto, permitirá comenzar a refrescar el cuerpo en general.
  • Insiste en darle agua. Si todavía quiere tomarla, será una buena forma de seguir manteniendo su temperatura. Mantenerlo hidratado es una gran idea.

Con estas medidas podrás ayudarlo. No vayas a bañarlo con agua fría ni usar hielo, la descompensación puede ser mala idea. Ni vayas a recetarle algún remedio humano, porque su cuerpo es diferente al nuestro.

Recuerda siempre prestar atención al estado de nuestra mascota, a cualquier cambio. Ellos no pueden decirnos que se sienten mal, pero se notará en su comportamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *