Depresión en gatos: Causas, como detectarla y como ayudarlo

La depresión es un estado mental con el que tienen que luchar millones de personas a diario. Una condición que no les permite trabajar ni vivir en paz en general. Porque es una lucha por poder concentrarte en tus actividades.

Pues bien, esta condición es muy conocida entre las personas. ¿Los gatos pueden tener depresión? Es decir, tener el equivalente en animal. Que tenga esta especie de tristeza y desánimo, tal como lo tienen las personas.

¿Existe la depresión en gatos?

depresión en gatos

Si, si existe. Es cierto que los procesos mentales de este animal y un ser humano son muy distintos. Pero se ha comprobado que existen ciertas situaciones que pueden llevarlos a permanecer en ese estado de tristeza y desánimo.

Algunas situaciones que pueden llevar a un gato a la depresión son por ejemplo:

  • Que un familiar haya perdido la vida, notarán su ausencia.
  • Los cambios de horario de la familia, que cambian por completo su rutina.
  • Una mudanza, un nuevo sitio puede hacerlo sentir preocupado.
  • Sentirse mal de su cuerpo en general, puede repercutir en su estado de ánimo.

Los gatos son animales de rutina y también les gusta mantener cierto control. Por lo que cuando ocurren este tipo de eventos que escapan demasiado de él, pueden llegar a caer en un estado depresivo.

¿Cómo puedo determinar que mi gato anda deprimido?

Cualquiera puede sentirse desanimado o cansado un buen día, sin ganas de jugar. Pero eso no quiere decir que te tengas que sentir deprimido.

Hay que saber primero que no en todos los gatos es sencillo determinarlo. En algunos felinos puede costar algo más darnos cuenta que se encuentra en ese estado. He aquí algunos comportamientos que pueden delatarlo.

  • Disminuye notablemente su apetito.
  • Deja de interactuar como antes con miembros de la familia o mascotas.
  • Ya no se asea como antes, por lo que puedes notar un aumento en su suciedad.
  • No juega con sus juguetes como lo solía hacer.
  • Si se le permitía salir al exterior, pasa menos tiempo intentando pasear.
  • Un aumento notable de la cantidad de ocasiones que orina en su caja.
  • El tiempo que pasa durmiendo se prolonga demasiado.

Puede tener uno o varios de estos comportamientos. Al observarlo con un tiempo así uno puede llegar a la conclusión que se encuentra deprimido.

¿Y cómo puedo ayudarlo?

Suele pasar que se deprimen por la falta de atención, por lo que una buena forma es intentar pasar mucho tiempo con ellos nuevamente. Con actividades como:

  • Intentar jugar con él nuevamente, aunque al inicio puede que no haga caso.
  • Estar con él, tener tiempo de calidad. Si no juega, al menos tenlo junto a ti o alzado para que duerma.
  • Puede no estar comiendo mucho, pero intenta que tenga nuevos snacks.
  • Consigue feromonas vigorizantes. Existen varias en el mercado con olores como menta o hierba gatera.
  • Es probable que en algunos casos la respuesta sea tener otro gato para que tenga compañía.
  • Usa música relajante en su presencia.

Por último, no dude en llevarlo al veterinario. Ya que puede que sea en realidad que se encuentre deprimido porque no se siente bien. Por lo será necesario revisarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.