Como reconocer el estrés en perros: signos que debes vigilar y como remediarlo

El estrés es parte de la vida, ya que siempre vamos a encontrarnos en situaciones que nos hagan exigirnos un poco más de la cuenta. O que pongan nuestra situación actual en aprietos, por lo que habrá que buscar una manera de resolverlo.

Lo que pocos saben es que los animales también padecen estrés. Y debido a que los perros son de los más populares, es buena idea aprender a reconocer cuando tu amigo canino podría estar bajo estrés.

Signos que un perro se encuentra estresado.

Formas de reconocer el estrés en perros

Varios de estos signos pueden aparecer cuando se encuentra bajo estrés.

Se la pasa gruñendo.

El gruñir es una manera de comunicación que poseen estos animales. Gracias a ello pueden mostrar varios sentimientos, y en este caso, cuando no se encuentra cómodo. Es básicamente la forma que tienen de quejarse.

Muchas personas al ver a su perro gruñendo tienden a callarlo. Pero lo más recomendable es averiguar que es lo que causa dicha molestia. Ya que reprimirlo solo hará que el estrés termine por acumularse más.

Ladra o lloriquea mucho.

Esto es similar a lo anterior, cuando no se encuentra bien emocionalmente estará buscando como liberarlo. En muchas ocasiones ni siquiera es para llamar nuestra atención, es simplemente para sentirse mejor.

Por supuesto, no quiere decir que si se encuentra realizando estos ruidos automaticamente es estrés. Un ladrido podría ser un aviso de algo externo, pero si notas que es algo recurrente en el tiempo, es necesario averiguar más.

Checa su lenguaje corporal.

¿Has visto a una persona bajo estrés como su cuerpo parece revelar el problema? Como estar moviendo sus piernas de manera constante o la aparición de un tic nervioso. En los caninos puede llegar a pasar igual.

Deberás revisar si no trae por ejemplo las orejas dobladas, la cola caída, se la pasa bostezando o incluso si muestra lo blanco de los ojos continuamente. Todo ello quiere decir que no se encuentra en buen estado.

Cuidado cuando se quede quieto.

A veces los perros se pueden quedar muy quietos, como observando. Incluso nos puede parecer que se congelaron. Cuando pase eso hay que tener cuidado, ya que podría encontrarse bajo un gran estrés.

Y no son pocas las ocasiones que esto podría ser peligroso. Ya que ha llegado a una especie de punto de tanto estrés que lo siguiente podría ser intentar morder. Hay que poner atención y tomar distancia si vemos un comportamiento así.

¿Y cómo puedo calmar a un perro estresado?

No existe un manual exacto de como hacerlo, pero un principio básico es encontrar que se encuentra estresándolo e intentar remediarlo. Por lo que deberás de observar muy bien a tu mascota.

Puede que haya un ruido exterior constante que lo molesta, un nuevo mueble e incluso un nuevo miembro en la familia. Que tal vez solo tenga que adaptarse, pero al haber cambiado su rutina no sabe como responder.

Tal vez se estresa por momentos específicos como llevarlo en automóvil o similar. Hay que tener paciencia para poder encontrar cual es el problema.

Por último, es recomendable siempre que tenga revisiones constantes con el veterinario. Para poder descartar que en realidad tenga algún tipo de dolor interno o enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.