Formas de controlar el olor de la caja de arena de mi gato

La caja de arena es necesaria para que nuestra mascota pueda ir al baño estando en interiores. Nosotros lo educamos para que no vaya ensuciando por toda la casa, por lo que un gato bien educado terminará haciendo buen uso.

El problema es que lo tenemos en el interior del hogar, y aunque su naturaleza de la arena sea absorber los olores, es común que termine por olerse por toda la casa. ¿Qué podemos hacer para lograr disminuir el olor?

Tips para que la caja de arena de mi gato no huela mal.

formas de controlar el olor de la caja de arena

Ahora conocerás algunas estrategias a seguir para que pueda mantenerse un buen olor en general en el hogar.

Quita con pala más de una vez al día.

Uno de los errores que comete mucha gente es simplemente dejar la arena todo el día, pensando que tapará todo el olor. En realidad, piensa en la caja como si fuera un inodoro, el cual hay que ir a soltar el agua.

En este caso, cuando nuestro gato vaya, nosotros debemos recoger las heces. Lo ideal sería al menos un par de veces al día hacerlo. La caja de arena amortigua algo el olor, pero necesitamos limpiar y no dejar que se acumule.

Lava la caja mensualmente.

Aunque siempre nos encontremos recogiendo, llegará un punto en que la arena estará ya sucia. Por lo tanto, es una buena idea que al menos una vez al mes cambiemos toda la arena. Y pongamos en su lugar nueva. Al vaciar, aprovechar lavar toda la cajita.

Ubique una o más cajas.

Otra estrategia para minimizar el olor que no todos siguen es aumentar el número de cajas en casa. Muchos piensan que con simplemente tener una caja en el hogar, es suficiente para poder reducir el olor.

Pero si pones 2 o más en diversos puntos, ayudarás a que el impacto sea mucho menor. Por supuesto, tendrás que revisar como va cada una, pero es una vuelta rápida que hará que el olor sea mucho menor.

Cambie las cajas de manera anual.

Otro error que puede suceder es que sigamos usando las mismas cajas durante demasiado tiempo. Y aunque tenga la arena y las lavemos, llegará un punto en que el olor terminará por quedar impregnado.

Es por eso que hay que cambiarlas al menos una vez al año. Toma en cuenta que muchos gatos terminan por usarlas para afilar sus uñas, por lo que terminarán por desgastarlo y romperlo mucho más rápido.

Coloca las cajas en lugares ventilados.

Otro problema que suele pasar es que tomemos las cajas y las pongamos en lugares muy encerrados. Se entiende que no queramos tenerlas muy a la vista, pero encerrarlas solo hará que se concentre el olor.

Lo mejor es colocarlas en un lugar donde pueda estar bien ventilado. De lo contrario, terminaremos por causar la aparición de esquinas muy apestosas dentro de nuestro hogar, siendo incluso focos de infección.

Usa bicarbonato de sodio.

Un buen tip para reducir el olor es que antes de echar la arena a la caja, pongas en el fondo bicarbonato de sodio. Este permitirá absorberlo, pero al mismo tiempo, estar cuidando que tu gato este bien.

Ya que algún otro líquido podría ser irritante para los pulmones del minino. En cambio este bicarbonato no le hará nada a su nariz y pulmones. Usa perfumes y aerosoles podría causar incluso que deje de usar la caja.

Elija una buena arena.

Aunque pueda parecer un gasto, elija usar una buena arena especializada. Algunas personas intentan usar arena que sacan de alguna esquina del patio, pero no todas se encuentran listas para absorber el olor.

Saber controlar bien la arena permitirá que los olores no se vayan por toda la casa, y tendremos la confianza de tenerlo en el interior a  nuestro minino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.