¿Cómo hacer que mi gato acepte a un perro cachorro?

Hacer que las mascotas convivan puede llegar a ser un problema. Ya que cada uno tiene ya sus rutinas, su espacio y considera el hogar como un territorio. La llegada de otro animal lo sienten como una invasión.

En este caso es el tener un gato que siente suyo el hogar. Cuando llega un perro, una especie con la que tradicionalmente tienen problemas. Y sobre todo uno cachorro, lleno de energía por todas partes.

Hacer que mi gato acepte a un cachorro.

como hacer que mi gato acepte a un perro cachorro

Lo primero que debes tomar en cuenta es que deberás tener paciencia, no vayas a forzar nunca la relación. Ya que lo único que lograrías sería que se enemisten, que lo vean ahora si como una nueva amenaza.

Lo primero que deberás hacer es separarlos en dos habitaciones diferentes, pero cercanas. Tanto así que puedan escucharse y olerse, lo que les de la idea que está el otro animal cerca. Dales comida, cama y lo necesario.

Unos días así les permitirá darse cuenta que hay alguien al otro lado. En el caso del gato, puedes tomar las pequeñas cobijas que tenga el perrito y ponerlas por debajo de la puerta. Hará que se comience a acostumbrar al nuevo olor.

Durante todo ese tiempo sigue conviviendo con ambos animales. Que ninguno sienta el abandono o que algo ha cambiado. Porque este encierro temporal puede ponerlos en alerta que algo malo se encuentra pasando.

Es hora de presentarlos.

Deberás comenzar a tener encuentros iniciales. Mucho cuidado con el primero, ya que uno puede abalanzarse sobre el otro por la curiosidad. O el enojo, por lo regular el gato al ver por primera vez al canino.

Mantenlos separados con alguna pequeña reja de bebé o similar. No los vayas a abandonar de momento, siempre mantén la vigilancia. Toma en cuenta que deberán estarse viendo, para que esto pueda funcionar.

No deje que el perrito persiga al gato, no lo acostumbre a que es perseguible. Recompénsalo con comida cuando veas que se queda quieto en su presencia, que note que el no hacerle nada es bueno para él.

Tampoco castigues que corra, pero si evítalo. Ya que por su edad la curiosidad es alta y al castigarlo puede no entender que es por el minino. Sino simplemente piense que es por jugar y lo termines por volver retraído.

La mayoría de las veces no tardan en volverse amigos, pero debe tomar en cuenta que cada animal tiene su propio carácter. Por lo que en algunos casos puede ser más tardado o en general no lograr llevarse bien.

También es recomendable que el gato tenga una zona en donde pueda estar en privado, ya que por su carácter siempre van a necesitar un lugar donde puedan tener privacidad, sin el juguetón cachorro detrás de él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.