¿Una mascota puede sustituir a una persona? Reflexión

¿Puede acaso sustituir una mascota a una persona? Este es un tema complejo que no creo tenga una respuesta sencilla. De hecho las mentalidades de las personas son tantas que seguramente habrá distintas opiniones.

Pero en esta ocasión vas a encontrar nuestro punto de vista, basado en experiencia y en lecturas especializadas sobre el tema. Para que pueda ayudarte a llegar a tus propias conclusiones sobre este polémico aspecto.

¿Una mascota sustituyendo a una persona?

mascota puede sustituir a una persona

En primer lugar, jamás podrá ser un sustituto uno a uno. Es decir, que todas las funciones y vacíos emocionales que puede llenar un ser humano es imposible rellenarlo con una mascota. La inteligencia humana es el principal motivo.

Una mascota puede quererte, pero en gran medida es por su instinto. Un ser humano si te llega a querer es por ese amor emocional que puede desarrollar en ti, el cual requiere retroalimentación y cuidado. Difícil tener la fidelidad ciega de un animal.

Por lo tanto, personalmente creemos que no lo puede sustituir por completo como algunos pueden pensar. Cada uno tiene sus propias características en la relación, siendo con el ser humano mucho más completa.

Pero si que ayuda mucho.

Ahora bien, hay algo que no se puede negar: la compañía de un animal si que puede llegar a sustituir ciertos vacíos. Uno tan simple como no sentirse solo, estar con un animal hace que estés con alguien.

Le pones nombre y lo cuidas, desarrollas sentimientos por él. Y de paso el animal también te quiere a su forma, por lo que podemos decir que hay algo en tu corazón que queda satisfecho por su presencia.

La soledad para muchas personas es difícil, algunos más que otros. Por lo que la presencia de un animal en tu vida puede llenar algunos vacíos. Y de hecho, podemos decir que el lugar de una mascota es distinto al de una persona.

No lo sustituye por completo.

Ahora bien, en una relación saludable siempre recordaremos que es un animal. El problema viene cuando quieres poner a una mascota en lugar de alguien y esperar que supla por completo toda esa ausencia.

Mucho se ha criticado a los perrhijos, en donde algunos hablan de tener un perro en lugar de un hijo. Considero errónea la crítica, la mayoría solo son muy amorosos con sus animales, no lo creen de verdad su hijo.

Pero en caso de intentar suplir por completo a alguien te encontrarás que con un animal existen muchas carencias. No existe ese diálogo, no existe esa confianza, no existen esas conversaciones que crearán recuerdos.

Lo que si te recomiendo es tener una mascota para aliviar un dolor. Una ausencia, una muerte, una partida de alguien. Entrar en el fascinante mundo de las mascotas permitirá que pongas tu atención en algo.

Estarás cuidándolo y queriéndolo, lo que hará que puedas distraerte del dolor. Jamás recomendaría renunciar a las relaciones humanas por permanecer únicamente con mascotas, con animales.

Los seres humanos somos seres sociales y necesitamos relacionarnos con otras personas. Por lo tanto, la conclusión es que no pueden sustituirlas por completo jamás, pero tienen sus propias cualidades la relación con un animal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *