¿Cómo saber si mi perra esta preñada? Signos visibles a tomar en cuenta

Saber que tienes una perra embarazada puede sonar para muchos como algo que se puede ver a simple vista. Pero la realidad es que no, en sus primeras etapas puede llegar a ser confuso determinar si lo está o no.

Es por eso que ahora conocerás algunos signos que debes revisar para saber si está preñada. Y por supuesto, si quieres resolver la duda de manera definitiva lo mejor será llevarla a revisión con el veterinario.

¿Cómo saber si mi perra esta embarazada?

como saber si mi perra esta preñada

Lo mejor que puedes hacer es revisar varios aspectos para poder llegar a esa conclusión.

Notas que tiene menos actividad.

Tu conoces el comportamiento de tu perra. Sabes que tanto se mueve y camina, por lo que notarás que hay una disminución de esa actividad. De repente, no juega tanto ni camina para todos lados.

Esto pueden ser muchas razones, ya que lamentablemente también podría ser causado por alguna enfermedad. Pero en definitiva si notas que se mueve mucho menos, hay que empezar a prestar atención.

Su apetito es variado.

Ya su comer se puede volver un poco más irregular. Por ejemplo, puede ser que pase al inicio de comer poco o incluso vomite su comida. Y de repente, tener un gran apetito y no parecer que pueda ser saciada.

Por lo regular si ya conoces su ritmo de alimentación y este es variado, puede ser otro signo que algo ha pasado. Será cuestión que vigiles y anotes para poder darle la información más completa posible al veterinario.

Se comporta extraño.

No solo puede dejar de moverse, sino que tome nuevos comportamientos. Tal vez antes era una perra más independiente, pero ahora comenzó a querer estar más junto contigo. Buscando más protección.

Pero también puede pasar todo lo contrario: sentirse deprimida y buscar aislamiento. Un caso totalmente contrario y extremo, pero que termina por hacernos ver que algo pasa, por sus cambios extraños.

Aumento en el tamaño de los pezones.

Este es uno de los más notorios y de los primeros que se deben revisar. Los pezones aumentarán de tamaño e incluso tomar un color rojo más obscuro por el aumento del flujo de la sangre. Uno de los signos más evidentes a tomar en cuenta.

Aumento de peso y abultamiento de abdomen.

Los dos factores más definitivos. Sin duda notarás como tu perra parece engordar, pero de una manera muy específica: su abdomen se vuelve mucho más voluminoso. Es el signo más tardío y definitivo.

Todos los anteriores signos te permiten sospechar que esta embarazada, pero en este paso ya puedes confirmarlo por ti mismo. Felicidades, pronto vas a tener cachorros corriendo por casa.

Es altamente recomendable que todo este proceso sea supervisado por un veterinario. Por lo que incluso desde las primeras sospechas, es buena idea llevarlo a revisión. Para saber que todo esta sucediendo correctamente, por el bienestar de ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.