Que son los peces eléctricos, los diferentes tipos y el secreto de su electricidad

La existencia de peces eléctricos llega a causar mucha curiosidad a quienes se enteran de su existencia. Por lo regular, los animales no tienen esa característica de poseer corriente eléctrica que pueda ser transmitida por el toque.

Es verdad que todos poseemos un poco de electricidad, incluso para la transmisión de pensamientos es por medio de corrientes; pero no tanto como para poder sentirse al tocar nuestra piel.

En cambio, esta variedad de peces son exactamente lo que dice su nombre: que los puedes tocar y recibir una descarga. ¿Cuál es la explicación detrás de tan curiosa característica?

¿Qué son los peces eléctricos?

que son los peces electricos

Son peces como cualquier otro, pero que poseen la característica que son capaces de crear cantidades de energía eléctrica en su piel. Y que esta es suficientemente alta como para poder hacer reaccionar a su entorno.

Su existencia no es nueva para los seres humanos, existe registro en donde eran conocidos y utilizados en tiempos tan remotos como Egipto o la antigua Roma.

Por ejemplo, se ha descubierto que los egipcios llegaron a utilizar la energía eléctrica mostrada por la manta raya como una especie de electroterapia para combatir la epilepsia.

O los romanos, quienes lo utilizaban con fines médicos, ya que pensaban que el choque con uno de estos animales podía llegar a curar los dolores de cabeza. Incluso en China, se utilizaban para poder tratar la gota.

Como producen electricidad.

Según un artículo publicado en la revista Science, el método que utilizan para poder generar esa energía es por medio de un músculo que poseen. Esto fue producto de una evolución muy particular en estos peces.

Cada una de las células de los músculos posee potencial eléctrico de fondo. Pero este es en cantidades muy bajas, pero en el caso de estos animales, evolucionó al grado de poder hacer uso de una cantidad superior de watts.

El nombre de estas células es electrolitos, que actuando en cadena logran este poderoso efecto. Cuando son encadenadas, logran cantidades de energía muy importantes para tratarse de un ser vivo.

¿Para qué hacen uso de esta energía?

Estas adaptaciones fisiológicas tienen diversos usos:

  • Para aturdir a sus presas. Es una poderosa forma de poder dejar fuera de combate a sus presas. Sobre todo, tomando en cuenta el excelente conductor que es el agua, un pez quedará fuera de combate fácilmente ante su presencia.
  • Como medio de defensa, ya que estos peces a su vez son cazados por otros. Pero sus depredadores pueden terminar por llevarse una mala sorpresa cuando reciban una descarga al intentar morderlos.
  • Como forma de comunicación con otros peces eléctricos, pudiendo generar campos eléctricos que pueden servir para que sus compañeros logren entenderse.
  • Y sirve también para ver en la oscuridad, utilizando su propio cuerpo como una lámpara para poder observar su alrededor en lo profundo.

Ejemplos de especies de peces eléctricos.

  • Las anguilas son de los animales que pueden llegar a producir el mayor voltaje. Pueden llegar a producir hasta 600 voltios con su cuerpo, con lo que es posible para ellas dejar fuera de combate fácilmente a sus presas.
  • Las rayas eléctricas pueden utilizar las emisiones de energía que les permite utilizarlo como sistema de detección. Incluso para encontrar a otros peces que se hayan enterrado por debajo de la arena.
  • El pez gato es una especie que puede ser encontrada mayormente en áfrica. Son usualmente nocturnos, incapacitando a sus víctimas. Puede alcanzar un voltaje de hasta 350 voltios, letal para la mayoría de sus víctimas.
  • El pez nariz de elefante posee una larga barbilla que puede llegar a ser confundida con la trompa, de ahí su nombre. Es ciego y muy inteligente, utilizando dicha trompa para detectar la presencia de otros peces, incluso conociendo si están vivos o no.

¿Son peligrosos para el ser humano?

En términos generales no, los peces más pequeños pueden llegar a emitir descargar eléctricas tan bajas que no harán nada a una persona.

Pero existen otras especies, como las anguilas, las cuales sí podrían llegar a causarnos mucha incomodidad, sobre todo si estamos en su terreno.

Imagina estar nadando en el océano y recibir una descarga, puede llegar a ser peligroso para tu sobrevivencia. Así que en general no nos causarán problemas, pero lo mejor será estar alejados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *