¿Debería existir un permiso laboral por la muerte de un animal?

Para muchas personas, un animal es parte de su familia. Con todo lo que ello implica, habiendo un gran cariño y lazo efectivo. En donde forman parte de nuestro día a día, siendo alguien en quien hemos depositado todo nuestro amor.

Su muerte por supuesto supone un golpe duro, lo cual terminará afectando mucho psicológicamente. ¿Este hecho debería ser considerado para pedir un permiso laboral? ¿Está considerado eso?

La muerte de un animal afecta demasiado.

La muerte de un animal puede afectar demasiado a una persona.

La salud mental de las personas es importante para poder desempeñar su trabajo de forma adecuada. Ya que requiere tomar decisiones, tener concentración y ánimo para poder desempeñarlo de manera adecuada.

Como ya habíamos establecido, para muchas personas la muerte de animal es casi el equivalente de haber perdido a un familiar.  No debemos subestimar el dolor que puede llegar a causar en alguien no tener a su mascota.

Para algunos puede parecer raro que alguien derrame lágrimas y no este de humor por este suceso. Para mucha gente sigue siendo simplemente un animal, por lo que incluso puede terminar por resultarle chocante.

Y es que incluso el tener una mascota tan cercana para muchas personas resulta incluso como algo ofensivo, señalando que ahora la sociedad quiere perrijos en lugar de hijos. Encontrando un problema en donde no lo hay.

¿Merece un permiso laboral?

Ahora bien, este es un nuevo debate que ha aparecido. Ya que para algunas personas este suceso es demasiado doloroso. Por lo que no se encontrarán en condiciones para poder laborar de la mejor manera posible.

Todavía no existe por lo regular en la ley laboral suficiente materia sobre el hecho, ya que incluso muchos de los involucrados ni siquiera considerarían debatirlo. Ya que no le toman la importancia que le toman otros.

Una mascota no aparece de manera jurídica con la misma importancia que una persona, ni tampoco la sociedad tiene esa percepción de importancia. Por lo que tener derechos relacionados parece difícil.

¿Merece la pena? Esto será una cuestión bastante personal. Ya que para algunas personas afecta demasiado, mientras que para otros es un suceso lamentable, pero no pasa a mayores. Incluso más tristeza le causa como afectaría a sus hijos, por ejemplo.

Por lo que al día de hoy, sigue siendo muy difícil presentar iniciativas en donde se permita no asistir a las actividades laborales debido a la muerte de nuestro perro o gato.

Hay que tomar en cuenta que la sociedad está cambiando. Y existen además muchas personas solitarias, que han encontrado en uno de estos animales su única compañía. Por lo que su fallecimiento es un suceso difícil.

Todavía queda un trecho largo para lograr tener la empatía de la sociedad en este caso. Y a decir verdad, todavía se siguen peleando derechos humanos que podemos pensar son fundamentales y siguen sin ser universales.

Por lo que derechos sobre permisos laborales relacionados al fallecimiento de una mascota todavía se ven como algo lejano. Pero ojalá existen más iniciativas de ley al respecto, al menos ponerlo sobre la mesa el asunto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *