¿Por qué los perros peludos y pequeños nos gustan tanto? Razones detrás de ello

Los perros peludos y pequeños son muy solicitados como mascota. Y es que en cuanto compañeros caninos podemos encontrar una variedad de tamaños, con mayor o menor pelo entre las diferentes razas.

Pero no es difícil ver que muchas personas prefieren todos estos pequeños perros, que para ellos parecen bolitas de pelo. ¿Por qué a la gente le gustan? Vamos a entender el factor que existe detrás de ellos.

Entendiendo la preferencia por perros peludos y pequeños.

perros peludos y pequeños

Existen varias razones que podemos recopilar.

Si, es porque son adorables.

El ser pequeños es causa suficiente para empezar a quererlos. En psicología existe algo llamado “efecto de la proporción infantil”, que habla de como los seres humanos tenemos la tendencia a relacionar lo pequeño con infancia e incluso nostalgia.

Por lo que ver un perro pequeño nuestra mente encuentra una asociación con esta clase de pensamientos. Por lo tanto, no es raro que nazcan algunos sentimientos de cuidarlos y quererlos mucho para que crezcan bien.

No por ello los perros pequeños no son queridos. Pero también es verdad que su tamaño grande lo podemos asociar con fuerza, con bravura. Por lo tanto no necesitan que lo protejamos, al contrario, nos protegen.

Son más fáciles de cuidar.

Mientras más grande sea un animal, sus cuidados aumentan. Ya que es más difícil moverlo, vigilarlo, transportarlo. Al ser de pequeño tamaño tenemos esa percepción que cuidarlo será más sencillo.

Esto no necesariamente tiene que ser cierto, ya que hay algunas razas pequeñas que pueden ser más difíciles de cuidar por ser delicadas. Podrían ser especies enfermizas, por lo que habría que dar un esfuerzo adicional.

Tomando eso en cuenta, por lo regular van a requerir paseos más cortos, menos comida y menos tiempo de acicalamiento. Lo cual de paso puede ser perfecto para las personas que tienen una vida muy ocupada.

Suelen ser muy cariñosos.

Esta no es una regla general, pero muchas de las razas suelen ser muy cariñosas. Ya que debido a nuestro tamaño tienen esa percepción que podemos protegerlos, por lo que se logra una relación donde buscan nuestra ayuda.

Eso hace que como dueño tengas cierta cercanía a ellos, intentando también mostrarles mucho cariño. Lo que da como resultado relaciones muy cercanas, que luego son difíciles de replicar con perros grandes de patio.

Se puede volver una mascota divertida.

Estas mascotas suelen estar dentro de casa. Por lo que si son juguetones terminan por volverse excelentes compañeros de diversión dentro del hogar. Además de eso, hay que tomar en cuenta que pueden ser entrenados.

Por lo que pueden realizar toda clase de trucos y juegos, volviéndose una mascota activa que permitirá hacer una tarde mucho más entretenida.

Aptos para muchas edades.

Los perros grandes pueden ser difíciles de manejar para personas de la tercera edad o pequeños. Pero los perros chicos suelen ser más sencillos de tener como compañeros, no tienen tanta fuerza para tirarte y por lo regular más seguros.

Vale la pena aclarar que no por ser pequeños hay que ir por ellos con la mentalidad de juguetes. Son animales que requieren todo nuestro cariño, amor y cuidados, por lo que habrá que tratarlos de esa forma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *