Qué son las picaduras de ácaros, prevenirlas y como tratar con remedios caseros

Los piquetes de ácaros pueden llegar a confundir a las personas. Ya que sienten la picazón, pero no logran identificar de donde sucedió. Es común que te pongas a buscar algún mosquito por alrededor.

Pero no los encontrarás, lo único que verás es un pequeño punto rojo, muy diminuto. Y aún con su pequeño tamaño, puede picar bastante. ¿Qué fue lo que pasó ahí? Es bastante probable que te haya picado un ácaro.

¿Qué es un ácaro?

piquetes de acaros

Estos pertenecen a la familia de las arañas, por lo que son unos arácnidos y no insectos como algunos pueden llegar a pensar.

Estos suelen vivir en los lugares donde se acumula mucho polvo, por lo que la limpieza es esencial para no tener la casa lleno de ellos. Suelen estar en camas, tapetes, cortinas viejas, alfombras y otros lugares no desinfectados.

Ellos terminan por saltar al ser humano, porque les gusta alimentarse de la piel muerta del ser humano. De igual forma, pueden llegar a alimentarse de la caspa que cae del cabello de alguna persona.

Estos son de un tamaño tan pequeño que son básicamente invisibles para el ojo humano. Por eso en ocasiones pueden ser difíciles de identificar, ya que solo verás el piquete que te provocaron, pero no el agresor.

¿Cómo identificar los piquetes de ácaros?

Estos suelen ser piquetes muy pequeños, que tienen un punto rojo muy pequeño en el centro. Pero debes saber que no son lo único que provocará, su picadura y presencia causa distintos tipos de efectos secundarios.

Entre estos síntomas por picadura podemos encontrar.

  • Estornudos constantes.
  • Congestión nasal
  • Ojos enrojecidos

Por lo que si tienes una casa relativamente sucia, y comienzas a padecer estos síntomas junto con la aparición de piquetes, lo mejor será revisar a profundidad tu hogar.

¿Qué debemos hacer una vez que nos han picado?

No es grave la picadura de ácaro en la mayoría de los casos, pero siempre es recomendable visitar al médico para hacer una revisión a profundidad. Cada organismo es diferente y terminará por reaccionar de formas únicas ante esta clase de estímulos.

El principal problema es que estas picaduras, también conocidas como habones, pueden terminar por convertirse en el hogar del ácaro de la sarna.

Esta variedad es muy molesta y difícil de eliminar, ya que se encarga de excavar en la piel. Una vez que ha llegado a cierta profundidad, terminará por dejar algunos huevos en el interior.

El agujero donde colocan sus huevos es visible, se verá de una forma muy similar a haber clavado la punta de un lápiz en la piel. El tiempo promedio en que eclosionarán los huevos es de aproximadamente 21 días.

Las medidas más comunes para poder combatir los piquetes son:

Pomadas de azufre o de permetrina. Esta es aplicada en la zona donde se han visto los piquetes y ayuda en gran manera a reducir la picazón. Al mismo tiempo, el contener anbióticos ayudará a eliminar los parásitos que puedan seguir ahí.

Cremas para la piel con antihistamínico. Esta no es para luchar contra la presencia de los arácnidos, sino que su principal función es ayudar a reducir la sensación de picor que han dejado estos animales.

La visita al médico es vital, porque además, pueden haber personas que sean alérgicas a la picadura del ácaro. Por lo tanto, no se limitará únicamente a la picadura, sino que tendrá reacciones alérgicas.

En algunos casos, puede terminar por causar un shock respiratorio, que para poder solucionarlo es importante proporcionar cortisona a la persona. Pero es vital primero que un médico haga una revisión a fondo.

¿Cómo prevenir las picaduras por ácaros?

como eliminar los acaros

La primera opción es mejorar la limpieza del hogar. Es verdad que estos pueden llegar a aparecer incluso en el hogar más limpio. Pero también es verdad que reduciendo el polvo y demás elementos ayudará a alejarlos lo más posible.

También es buena idea invertir en una aspiradora. El uso de la escoba clásica funciona muy bien, pero el polvo no es eliminado de la forma correcta. En muchos casos, terminan por levantarse nubes que vuelan a otras partes.

Aspirar el polvo ayudará a reducirlo de manera significativa. Muchos ácaros terminarán atrapados en el interior de la bolsa, que podremos posteriormente desecharla para reducir en gran medida el problema.

También es buena idea tener mejor ventilados varios sitios de la casa, abriendo las ventanas y permitiendo que el aire circule. Es importante que esto lo hagas en lugares donde hay camas y cortinas.

De igual forma, la humedad es un problema que puedes combatir, ya que permite la proliferación de estos parásitos. Encuentra sitios en la casa donde esto ocurra y trabaja para mantener una mayor sequedad.

Una buena inversión también es comprar un filtro de aire. Sobre todo en lugares con alfombras o donde pueda acumularse mucho polvo. De esta forma, podrás ir atraparlos y no lleguen tan fácil a tu nariz.

¿Cómo prevenir a nivel personal?

  • No usar jabones o lociones demasiado perfumados, porque terminan por atraerlos más fácil.
  • Utilizar de forma constante manga larga y pantalón largo, al menos mientras se soluciona el problema.
  • No andar en zonas con demasiados matorrales u plantas durante un tiempo.

Los ácaros no son extremadamente peligrosos ni mucho menos. Pero pueden ser molestos, y en ocasiones, dar pie a molestas reacciones alérgicas que si es necesario atender rápidamente.

Los lugares polvorientos son su lugar preferido, por lo que ya tienes un pretexto más para mejorar la limpieza de tu hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.