¿Es malo el pollo crudo para perros o es seguro dárselo?

El pollo crudo por lo regular no es recomendado para los seres humanos. Nuestro organismo no se encuentra preparado por lo regular para poder procesarlo. Pero con los perros es diferente, o al menos eso pensamos.

Después de todo, los caninos por generaciones han comido los animales crudos, sin cocer. Por lo tanto, no debería haber problemas en que se lo dejos, ¿o sí? ¿Puede haber un problema con el pollo crudo para perro?

¿Pueden comer pollo crudo los perros sin peligro?

pollo crudo para perros

La respuesta necesita una explicación. En realidad, no se puede negar rotundamente que coman pollo crudo. Su estómago es lo suficientemente fuerte para poder procesar el alimento en estas condiciones.

El cuerpo de los perros se encuentra listo para asimilar la comida sin cocer o hervir. Como ya se mencionó, esto es una herencia de sus antepasados, que cazaban a los animales y se los comían sin ningún preparado.

Los perros caseros, a pesar de posiblemente haber crecido consumiendo únicamente croquetas, también pueden comer el pollo en estas condiciones.

Sin embargo, si existe un problema, y es que pueden terminar por consumir una carne que se encuentre contaminada y causarle diversos malestares.

La bacteria campylobacter y el síndrome de poliradiculoneuritis aguda (APN)

El mayor peligro conocido por consumir la carne sin cocer es que puede el perro adquirir la bacteria campylobacter. Esta puede encontrarse en varias partes del pollo, como puede ser la carne y los huesos.

El consumo de esta bacteria puede dar lugar al síndrome de síndrome de poliradiculoneuritis aguda  o APN, que se manifiesta como una parálisis en el cuerpo del animal.

Es una enfermedad grave y degenerativa, que en sus primeras etapas empezará a afectar al sistema nervioso, causando que no pueda mover sus extremidades inferiores.

Posteriormente, esto irá pasando a sus patas delanteras, llegando a otras partes como el cuello o cabeza. En casos más graves, puede incluso llegar a afectar de manera interna, llegando hasta los órganos.

¿Alguna recomendación para hacer más segura la carne?

Ante esta situación, es normal tener miedo de darle cualquier tipo de carne cruda a nuestra mascota. Y si bien siempre existe el riesgo, hay algunas recomendaciones para disminuirlo:

Congela la carne 3 o 4 días antes de dársela. Es cierto que para el perro tendría el máximo sabor sin haber pasado por congelación, pero las bacterias no van a sobrevivir al frío y las habrás exterminado.

Es peligroso darle la carne tal cual llega del supermercado. Además, luego de haberse descongelado bien y dejar que la carne quede fresca, el sabor seguirá siendo muy bueno.

Compra carne en lugares con alta higiene y conocidos por su calidad. A veces, por ser para el perro, podemos intentar ahorrar algo de dinero y comprar alimento que tenga una dudosa procedencia.

Con esto, lo único que vamos a lograr es que puedan habernos vendido una carne que no estaba en condiciones óptimas y enfermar a nuestro animal.

El pollo crudo para perro es una buena idea para su paladar, pero debes conocer los riesgos y soluciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.