¿Por qué mi gato toma mucha agua? ¿Esto indica un problema?

Es normal que durante una época que sea especialmente calurosa, los seres vivos incrementemos la cantidad de agua que bebemos. Lo mismo pasa con nuestras mascotas, por lo que si ese es el caso será normal el incremento.

Pero cuando pasa esa temporada, no hace calor o similar, nos topamos con que el plato de agua de nuestro gato siempre está vacío. Bebe demasiada agua, ¿esto debería ser algún tipo de alerta para nosotros?

¿Cómo saber que nuestro gato esta tomando demasiada agua?

porque mi gato toma mucha agua

Si te estás haciendo esta pregunta es posible que ya este teniendo problemas. Ya que la mejor forma de evaluarlo es compararlo con la rutina que siempre ha tenido. Si has notado un incremento de traste vacío, el problema ya podría estar ahí.

Y te llama la atención porque no hace más calor e incluso podría ser temporada de fresco. Además, notas que va a orinar mucho más seguido por estar bebiendo demasiado. En general, un comportamiento poco frecuente.

Si sientes que la respuesta a la pregunta es un rotundo si, es buena idea llevarlo al veterinario.

¿Y cuál sería la causa de esa sed excesiva’

Eso lo va a responder con exactitud el veterinario. Pero algunas de las causas comunes de esta sed son por ejemplo un estrés excesivo, algo que le genere ansiedad así como la aparición de alguna enfermedad metabólica.

Puede ser un resultado indirecto que este problema que tenga le este causando una excesiva cantidad de orina, lo que tratará de compensar con una mayor cantidad de agua que quiera beber.

En términos generales, los 2 problemas mas comunes por lo regular son enfermedad renal crónica o hipertiroidismo.

Estos problemas pueden aparecer por cualquier motivo, pero también es común que se relacione con el avance en la edad del gato. Donde el trabajo de los riñones irá decayendo, causando todos estos problemas.

En el caso del hipotiroidismo, la razón es por el mal funcionamiento de la glándula tiroides. En la mayoría de gatos es producida por la aparición de hiperplasia benigna, la cual causa un excesivo crecimiento de celular en ambas glándulas.

Estas hormonas son muy importantes para funciones como regular el calor corporal o también el metabolismo de nutrientes como grasas, proteínas y carbohidratos. Un exceso de estas glándulas pueden conducir a un aumento de peso y de frecuencia cardíaca.

Este problema no es tan raro que aparezca en gatos que han llegado a la edad de 12 o 13 años. Por lo que a los primeros síntomas sería buena idea llevarlo a que le hagan algún tipo de análisis para poder ir descartando.

La visita al veterinario es obligatoria.

No existe algo que puedas hacer en casa si tener primero la opinión de un profesional. Ya que si bien una prueba de orina es la básica, también pueden ser necesarios otro tipo de pruebas que requiera para poder encontrar el problema.

De esta manera, se podrá llegar a algún tipo de tratamiento que pueda ayudar a tu mascota a regular su sed y tener una mejor calidad de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.