¿Pueden los animales sufrir estrés? Como detectarlo y prevenirlo

El sufrir estrés es parte de la vida de las personas. Tienen muchas obligaciones que cumplir, un trabajo que puede ser muy demandante y diversos problemas más. Esto causa que tengan una vida más difícil y resulta en esta sensación.

Pero por lo regular pensamos en esto como algo exclusivamente humano. Y pensamos en los animales como desinteresados a todo lo que pasa, simplemente caminando de un lado a otro, sin preocupaciones.

¿Los animales pueden estresarse también? ¿Puede darse la situación en que vivan con alguna especie de preocupación y un estado emocional parecido al de las personas?

¿Los animales sufren estrés?

pueden los animales sufrir estrés

Lo primero es definir levemente que es estar estresado. Esto es una reacción tanto física como emocional a una situación que sucede como reacción a un estímulo, el cual puede llegar a ser positivo o negativo.

Como ves, habla de como algún estimulo externo puede terminar por alterarnos. Y en definitiva los animales si se estresan, ya que pasan por situaciones que terminan por alterarlos de formas negativas.

Pero el origen no es el mismo que el de las personas por evidentes razones.

En el caso de los animales, son situaciones como el haber movido los muebles de lugares, meterlo en una pequeña jaula para un viaje, que haya mucho tráfico en el exterior o que miembros de la familia se estén gritando.

Todos estos son factores que terminan por alterar el ambiente al que se encuentra acostumbrado. No puede comprenderlo y tampoco controlarlo, lo que termina por causar que su cuerpo entre en un estado de estrés.

¿Y cómo detectar que un animal tiene estrés?

Es difícil hablar de una sola forma de detectarlo. Ya que todas las especies son diferentes y reaccionan de maneras muy distintas. No son igual de expresivas, si lo que buscas es verlo en su rostro.

Por ejemplo, una tortuga puede estar sufriendo de esta situación. Pero siempre la vez como con un rostro serio, por lo que puede parecer que esta normal.

Pero como la idea es demostrar que se estresan los animales, lo contestaré dando como ejemplo a la que posiblemente es la mascota más popular: el perro.

Esto es más fácil de reconocer mientras más conozcas el comportamiento de tu perro. Ya que puede ser que por lo regular sea alegre y social, siempre yendo a buscarte cuando llegas y en general muy movido.

Pero de repente empieza a cambiar su comportamiento: se vuelve más solitario y asustadizo. Incluso de repente lo puedes oír gemir un poquito sin ningún motivo. Mueve la cola rápidamente y va de un lugar a otro.

Estas son alteraciones de comportamiento que nos muestran que algo pasa que no le gusta. Y tenerlo así por demasiado tiempo no es recomendable, ya que puede afectar su salud física y emocional.

En estos casos, la solución es intentar buscar que le está molestando. Puede ser un adorno nuevo que pusiste en la casa, un ruido que hay en el ambiente y, por supuesto, tal vez la presencia de alguien nuevo en la casa.

Encontrando y cambiando esa situación mejorará. Es importante aclarar que no lo vayas a regañar por estar en esa situación. No va a quedarse quieto por una reprimenda, sino al contrario, lo único que lograrás es que se estrese más.

Los animales salvajes igual se estresan.

Este es un ejemplo con un perro, pero hay que tomar en cuenta que pasa con todos. Es por eso que puede haber cambios hasta en una población completa de animales, que empiecen a tener comportamientos así.

Que veas aves parándose en un lugar público y ensuciando, ver animales salvajes entrando a la ciudad, ruidos nocturnos, etc…esos cambios de comportamiento bruscos y raros pueden deberse a estar estresados.

Y es común que sea gracias a alguna acción del ser humano. Mientras más consciencia tomemos que nosotros podemos ser causa de estrés, mejor podremos convivir todos en el planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.