Que comen los caracoles y curiosidades sobre su alimentación

Los caracoles son animales que todo mundo conoce, pero que no tendemos a interactuar con ellos. Si bien hay gente que pueda intentar tener uno como mascota, por lo regular son simplemente silvestres andando en nuestros jardines.

Pero en caso que queramos tener una en casa o simple curiosidades, ¿Quieres conocer cuáles la alimentación de un caracol? Ahora conocerás con más detalles que es lo que termina por comer este animal.

¿Cuál es la dieta básica del caracol?

que comen los caracoles

La variedad de alimentos que puede consumir el caracol es amplia. Y todo esto dependerá del entorno que lo rodea. Se puede adaptar muy bien para intentar consumir de lo que puede encontrarse a su alrededor.

También debes tomar en cuenta que si bien la mayoría de caracoles son herbívoros, podemos encontrar algunas especies que son omnívoras e incluso carnívoras. Esto nos deja ver que su dieta será diametralmente distinta.

Los caracoles herbívoros podemos encontrarlos de manera habitual en jardines o sitios similares. En estos sitios puede encontrar una amplia variedad de hojas que puede comer, todas ellas frescas para su alimentación.

Por lo tanto, puede comer de forma habitual.

  • Hojas
  • Tallos
  • Cortezas
  • Frutos
  • Setas
  • Hongos
  • Algas

Se debe además añadir que pueden preferir el alimento fresco, pero en caso de escasez, pueden conformarse con hojas muertas y otro tipo de materia orgánica que puedan encontrar. Por eso muchos caracoles entran en la categoría de detritívoros.

Ahora bien, por parte de los carnívoros cambiará su comportamiento por la búsqueda de la carne. En este caso, su alimentación habitual estará conformada por diversos tipos de lombrices y babosas que puedan encontrar.

Un ejemplo de este tipo de caracol sería el Powelliphanta, considerado un gigante de Nueva Zelanda. Como curiosidad, y a pesar de ser carnívoros, no poseen mandíbula. Por lo que la carne la van desgastando con su lengua dentada.

Queda otra clase de caracol, el omnívoro. Por lo general van a preferir la carne, por lo que se convierten en depredadores nocturnos que se encuentran buscando babosas e incluso otros caracoles para que formen parte de su dieta.

Pero en caso de no encontrarlas, pueden optar por consumir plantas. Como curiosidad, esta variedad de caracoles también suele almacenar grasa para poder hibernar a fin de año.

¿Sabías que tienen boca?

Un detalle desconocido por muchos, y que tiene que ver con su alimentación, es que efectivamente tienen boca. Y de hecho pueden tener dientes, algunos pocos, pero otras especies tienen incluso cientos.

Pero ellos no comen como otras especies, mordiendo los alimentos. Sino que más bien realizan una especie de desgaste, en donde van pasando dichos dientes para poder desgastarlo y obtener las piezas de comida.

Como curiosidad, algunas personas han notado que son animales ruidosos a la hora de comer. Pero no están masticando, en realidad se encuentran raspando.

Los caracoles pueden ser grandes plagas.

Debido a su tipo de alimentación, es habitual que el caracol sea considerado una molesta plaga. Algunas especies como el Achatina fulica pueden aparecer de forma masiva en distintos cultivos, comiendo la producción de toda una granja.

Esto puede llegar a causar un desequilibrio en la naturaleza, ya que el ser humano puede irse al otro extremo e intentar fulminarlos por completo. Algo que tampoco es recomendable, ya que se comen distintos tipos de insectos que efectivamente pueden ser plagas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.