Como los sapos venenosos son peligrosos para nuestras mascotas (y como evitarlo)

Los sapos venenosos por lo regular no son un gran problema para la población en general. Son animales pequeños, asustadizos, que por lo regular se encuentran fuera de la vista de las personas porque no son agresivos.

Pero no por ello hay que dejar la información de lado, porque al fin y al cabo es un ser que destila veneno. Por lo que conocer más datos al respecto nos permitirá evitar que termine por lastimar a algún otro ser vivo.

El peligro de los sapos venenosos.

sapos venenosos

El mayor problema que existen con estos sapos son el peligro que pueden representar para nuestras mascotas, en especial para los perros. Estos últimos suelen ser bastante curiosos y van detrás de todo lo que se mueve.

Los sapos por su parte se encuentran a nivel piso para ellos, por lo que no es difícil hacer la relación: los ven moverse entre las ramas y el perro corre a jugar con él. Y puede lamerlo, terminando esto por ser mortal.

Entonces ocurre comúnmente este escenario: ves a tu perro correr rápido entre la maleza. Luego de eso surge sintiéndose mal, caminando con poca seguridad e incluso en algunos casos expulsando algo por la boca.

Cuando te pones a revisar de donde vino, te encuentras con un sapo aterrorizado escondido. Tu mascota lo encontró y lo intentó lamer, causando que sus mecanismos de defensa naturales terminaran por envenenarlo.

Este es un escenario muy común en lugares donde abundan este tipo de anfibios. Por lo que en primer lugar deberás tener cuidado donde dejas a tu perro, pues por instinto terminarán por meterse en zonas así.

¿Qué hacer si mi perro lamió un sapo?

La buena noticia es que la mayoría de ellos no son tóxicos en exceso. Es decir, tu perro puede llegar a tener algunas síntomas como mareos e incluso vómitos. Pero en la mayoría de los casos no pasa de ser un problema menor.

Sin embargo, si te preocupa demasiado o notas que no mejora, es buena idea acudir con el veterinario para que le haga una revisión.

Formas de prevención.

Una de las formas de evitarlo es no dejar comida fuera en las zonas donde pasa tu perro. Si dejas continuamente restos de comida, atraerá a los sapos, por lo que estarán más seguido en esa zona buscando alimento.

Y no hablamos solo que el sapo se encuentre en la zona y termine por lamerlo: también estos sapos pueden comer directamente de los platos, dejando restos de veneno que podrían terminar por intoxicar al animal.

¿Cuáles son los sapos venenosos más comunes?

Existen varios, pero los que por lo regular pueden ser encontrados son el:

Sapo de caña.

Son el más fácil de encontrar. Puede ser reconocido porque tienen una glándulas triangulares grandes detrás de los ojos. Son de color café con múltiples manchas marrón por todo el tiempo, muy tupido.

Sapo del río colorado.

Propio precisamente del río colorado, pero puede ser encontrado en  más lugares del mundo. Lo más llamativo son las enormes glándulas que pueden ser vistas detrás de los ojos, conteniendo buenas dosis de veneno en su interior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *