Tiburón boquiancho: características, alimentación, hábitat y comportamiento

El tiburón boquiancho o también conocido como tiburón bocón, es un escualo poco conocido entre la mayoría de las personas. Y es normal, ya que el ser humano se dio cuenta de su existencia hasta el año 1976.

Fue hasta el año de 1983 cuando fue reconocido oficialmente como especie y se sigue estudiando. Un animal del que todavía se sigue intentando estudiar, algo que ha sido bastante difícil por determinadas circunstancias.

Características del tiburón boquiancho.

el tiburón boquiancho

Debemos empezar por lo que más resalta: su nombre lo tiene debido a que posee un hocico o boca demasiado grande. De nombre científico Megachasma pelagios, pertenece a la familia de los Megachasmidae y es parte del género de los Megachasma.

Su boca es ancha por su tipo de alimentación, ya que junto con el tiburón ballena y el tiburón peregrino son los únicos que pueden comer plancton y krill. Aunque también puede alimentarse de otros animales pequeños como peces pequeños, crustáceos o medusas.

En la mandíbula inferior posee un poco de luminiscencia, lo que le ayuda a poder atraer a algunas de sus presas. Posee unos dientes bastante pequeños y no demasiado funcionales, por lo que se limita a presas pequeñas.

El resto de su cuerpo es alargado, flácido y tiene una forma que pareciera mostrarlo con filo. Suele tener un color entre negro y marrón, que le permite pasar relativamente desapercibido ante sus presas y otros animales.

¿Dónde habita?

No tiene un lugar fijo, solo que tenga como característica que las aguas sean tropicales y templadas. Con esta combinación este animal de aguas poco profundas se encuentra con un ambiente propicio para vivir.

Los países en donde suele vérsele es en sitios como Taiwán, Japón y Filipinas. Aunque hay que decir que el primer ejemplar que se vio en el lejano año de 1976 fue visto en Hawái, mostrando su presencia en el océano pacífico.

Comportamiento del tiburón bocón.

Cuando pensamos en un tiburón se nos viene a la cabeza un animal fiero, pero este es muy diferente. Un ser lento, que no se encuentra atacando a nadie y no se le considera peligroso para el ser humano.

Nada en aguas poco profundas de 100 metros durante el día, descendiendo otro par de metros cuando llega la noche, teniendo una movilización vertical entre 12 a 25 metros. Se piensa que es por la iluminación de su entorno.

Esto causa que sus presas se hundan más y decida nadar donde se encuentran. Y si bien no es tan profundo comparado con otros peces, seguro por su color y estar en esa zona pasaron años sin que pudiera conocérsele.

¿Cuál es su estado de conservación?

Existen diversas leyes alrededor del mundo que buscan su conservación. Su principal amenaza con los pescadores que terminan por atraparlo de manera accidental, algo que pasa con relativa frecuencia.

En países como Taiwán hay leyes que prohíben atraparlo y que en caso de tener uno de manera accidental, es necesario reportarlo. Se siguen desarrollando todavía más leyes que puedan protegerlo.

Aunque esto no es de manera global, en algunos países asiáticos y en Brasil al contrario, se comercializa este animal. Por lo que hay un conflicto de intereses entre los países que lo cazan y quienes lo protegen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *