Como determinar si una tortuga es macho o hembra de forma sencilla

En muchos animales es fácil determinar si es macho o  hembra con una simple inspección a simple vista. Pero en otros esta labor puede complicarse un poco, porque puede necesitarse un poco más de conocimiento para saberlo.

Este es el caso de las tortugas, que pueden llegar a verse igual. Pero ahora entenderás que debes hacer para determinar que sexo tiene uno de estos reptiles. Lograr saber causa muchas dudas entre la gente.

Características para distinguir entre macho y hembra.

tortuga macho o hembra

Hay varios características físicas que deberás revisar, aquí hay una lista de cuales son los más importantes.

Revisa el caparazón.

Uno de los primeros puntos que los diferencia es el caparazón que posee. En términos generales, las hembras casi siempre lo tendrán de una forma mucho más alargada, pero esto variará dependiendo de la especie.

Este es un método con muchas imperfecciones, el primer obstáculo radica que para poder llevarlo a cabo requerirás de tener dos ejemplares diferentes. Y que cada uno tenga una sexualidad diferente al anterior.

Y si es la primera vez que comparas, puede que tengas dos machos o dos hembras y no puedas lograr encontrar la diferencia que no hay. Por lo tanto, no es un método definitivo.

Revisa el plastrón.

Muchas personas le llaman panza a la parte inferior del caparazón. Aunque técnicamente podemos decir que si lo es, se llama en realidad plastrón. Y es otro factor diferenciador al que deberás prestar atención.

Primero la advertencia: para poder observar esta parte tendrás que voltear un momento al animal. Y al ser una posición incómoda y molesta para ellos es posible que intente morder, por lo que hay que andar con cuidado.

Ahora bien, si tiene forma cóncava es un macho. En cambio, si esta parte es plana sería por consiguiente hembra. Esta es una de las formas más útiles para poder determinarlo, al ser bastante preciso.

Este diseño no es casualidad, ya que en los machos la forma cóncava les permite resbalar al subir a la hembra al aparearse. Mientras el estómago plano es más útil a la hora de estar debajo y también de criar huevos.

La cola.

En los machos, su cola por lo regular terminará por ser más grande y se ensancha en su base para permitir el alojamiento de su miembro.

Y por otra parte su cloaca o aparato excretor, se encuentra más alejado del cuerpo que en las hembras. Para este método es más fácil tener dos ejemplares de cada género para comparar, ya que sin experiencia no se tendrá mucho punto de comparación.

Las garras.

También las garras son otro factor que los diferencia, ya que presentan diferente utilidad. Ya que a la hora de aparearse, es común que haya pelea entre varios machos, para poder ganar el derecho de estar con ella.

Para ello entran en peleas y combate, por lo que las garras le sirven de armas. Las hembras al no necesitar entrar en este tipo de conflicto, suelen tener unas garras mucho más chicas y compactas.

Consejo final.

No te bases solo en un factor para poder determinarlo, ya que puede fallar. Lo mejor que puedes hacer es revisar varios de ellos para que la probabilidad de tener un error sea mínima.

Por otra parte es difícil tener siempre dos ejemplares para comparar, por lo que es buena idea buscar en internet que especie es la que posees, para poder tener al menos fotografías de ámbos géneros.

Y por último y en caso de dudas, consulta con algún experto veterinario que podrá darte la respuesta final. Ya que existen otros muchos rasgos que podrán ser determinados por expertos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.