¿Cuándo poner a dormir a un perro? La eutanasia cuando tu mascota sufre

Hablar de la muerte nunca es un tema fácil. Algo tan definitivo puede llegar a ser muy doloroso, y esto sigue siendo completamente válido cuando hablamos de animales. Ya que pueden llegar a ser parte importante de nuestra vida.

Incluso en algunos casos, podemos llegar a considerarlo como un miembro más de la familia. Esto por supuesto puede ser polémico para otras personas, afirmar algo así. Pero cada casa tiene derecho a decidir sus propias creencias.

En fin, por eso cuando se habla de poner a dormir a un perro de manera definitiva es un tema delicado. Ya que para algunos, será la separación de un ser querido y un miembro más de un hogar.

¿Por qué poner a dormir a un perro?

dormir a un perro

No es una decisión fácil, por lo que deberían ser razones de peso para considerarlo. Porque no podemos olvidar que estamos hablando de una vida, estamos decidiendo si un ser vivo va a continuar viviendo.

La razón más común y más justificable es porque padece algún tipo de enfermedad. En ocasiones, el animal ya no puede continuar así, porque lo único que va a tener es sufrimiento si continúa con vida.

Puede que tenga algún padecimiento que causa que sus días sean duros. Y que el veterinario haya llegado a la conclusión que el animal ya no tiene arreglo. Que lo único que le queda es sufrimiento por delante.

Esto puede ser algo crónico o un accidente que le haya ocurrido. Hay que entender que aunque la medicina veterinaria ha avanzado, todavía no se encuentra al nivel de la dedicada a los seres humanos.

Además, que no todas las personas pueden tener los recursos para acceder a los costosos tratamientos disponibles. Por lo que no pueden permitirse invertir esa cantidad de dinero en su veterinario.

Es una decisión dura, pero en ocasiones lo mejor sería dejar ir a nuestra mascota.

Demencia senil puede ser otro motivo. Llega el perro a una edad en la que empiezan a fallarle sus capacidades cognitivas. Es posible que en primer lugar ya no pueda realizar por si solo sus necesidades, volviéndose imposible para la familia cuidarlo 24 horas.

Y por otra parte, en algunos casos puede terminar por volverse agresivo, incluso desconociendo a un miembro de la familia. Puede llegar a ser peligroso, sobre todo si se tienen pequeños en el hogar.

Razones no válidas para poner a descansar a un perro.

En cambio, hay algunas razones que no considero como válidas.

Estar cansado del perro, por ejemplo. Que ya no lo quieras como mascota, encontraste algo nuevo o te van a regalar otra. En pocas palabras, el animal que tienes en casa te sobra y quieres hacer espacio.

Esto es una crueldad, porque el animal también tiene sentimientos por ti. Pero si llega a ser el caso, lo mejor que puedes hacer es encontrarle un nuevo hogar. Y pobre del animal que venga, ojalá que no te canses de él también.

No tener dinero para comida. Entiendo que la situación económica puede llegar a cambiar en algún momento. Y al día de hoy, mantener un perro puede llegar a ser costoso, pero no por eso lo vayas a acabar así.

Mejor tómate el tiempo de buscarle un nuevo hogar. Nadie te culpará por no poder mantenerlo, pero si puedes ocupar unos días a buscarle una nueva familia que quiera tenerlo. Seguramente encontrarás a alguien.

Porque te hizo enojar. Tal vez rompió un jarrón costoso que tenías en casa. O lo dejaste unos días encerrado y terminó por ensuciar toda la casa. Todas estas razones pueden llevar a querer acabar con el perro.

Pero recuerda que es un animal. Lo mejor que puedes hacer es calmarte y recordar que tienes que disciplinarlo. En gran medida, su educación estará ligada a los esfuerzos que hayas hecho por él.

Deja la eutanasia animal a un experto.

eutanasia en perros

Otro tema que hay que hablar a fondo: lo mejor que puedes hacer es dejarle el proceso de eutanasia a un experto, a un veterinario.

Algunas personas podrían optar por intentar acabar con el animal por sí mismos, ya que el precio que puede llegar a manejar un profesional puede llegar a ser costoso.

Pero intentar realizar el proceso por nosotros mismos puede llegar a ser cruel e inhumano.

A menos que estés seguro de lo que estás haciendo, lo que podrías hacer es causarle mucho más sufrimiento a tu mascota.

Algunas personas han llegado a buscar por internet formas caseras de lograrlo, prueban con métodos que alguien comentó en un foro o algo similar.

En muchos casos, son métodos ineficientes que lo único que lograrán serán lastimar al animal o hacer que tenga una agonía muy larga.

De no contar con los recursos, sería buena idea que investigues en tu localidad. No son raros que haya programas de apoyo por parte de instituciones que puedan ayudarte a este proceso.

Acabar con la vida de un perro puede llegar a ser una decisión muy difícil. Sobre todo, porque por nuestra voluntad propia vamos a llevarlo, dándole una fecha programada para el fin de sus días.

Pero esta puede llegar a ser la mayor prueba de amor a nuestra mascota: que estamos dispuestos a dejarlo ir, para que deje de sufrir en este mundo.

Porque podríamos a veces ponernos egoístas y querer que siga con nosotros, cuando en realidad, ya todos los días se han vuelto difíciles para el animal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *