Como hablar con los niños sobre la muerte de un animal y ayudarlos a comprender

La muerte es un proceso natural de la vida, pero jamás se hace más fácil. Es dejar de ver a alguien, que se va de nuestro lado para siempre. Esto es duro cuando se trata de personas, pero eso no quita que sea igual duro cuando se trata de mascotas.

Y posiblemente los adultos sean quienes lo lleven mejor pero, ¿y los niños, como hablar con ellos sobre el tema? Ya que tendrán mucho dolor por la pérdida de su querido animal y habrá que ayudarlos a canalizar.

Forma de hablar con los niños sobre la muerte de una mascota.

niños sobre muerte de un animal

Antes que nada se debe aclarar que esta información se encuentra basada en nuestra experiencia y también material escrito sobre el tema. Pero siempre ten como prioridad el llevarlo al psicólogo si notas que se encuentra muy afectado.

Ahora bien y ya entrados en materia, hay que tomar en cuenta que muy probablemente para muchos niños este sea el primer encuentro con la muerte. Tendrá dolor y extrañará a su pequeño amigo con el que jugaba.

Cuando se hable con ellos siempre se debe procurar usar un lenguaje muy sencillo y muy directo. Ya que palabras muy complicadas pueden funcionar para un adulto, pero para un pequeño podría no entenderlo en el momento.

Y uno de los primeros errores que hay que evitar es usar eufemismos: hay que decir que su mascota murió, usar el nombre incluso para que lo entienda. Todo esto con mucha delicadeza y cariño.

Ya que muchas personas comienzan a decir que se quedó dormido o que escapó. Esto puede llegar a causar diversos conflictos, llegando a sentir que su mascota lo abandonó o esperar que en algún momento despierte. No cierra el ciclo.

Como hablar dependiendo de la edad.

Cuando hablamos de pequeños es en general, pero también es verdad que dependiendo de cuantos años tenga cambia un poco la conversación.

  • Al tener apenas 2 años sentirán el dolor, pero no podrás hacerles comprender. Lo mejor es simplemente darles amor para que pronto olviden el tema.
  • Ya con 3 y hasta 5 años puede que no entiendan lo que es la permanencia con la muerte. Este es un concepto que se deberá explicar.
  • Teniendo entre 6 a 8 años suele pasar que entienden esa permanencia, pero lo ven como algo ajeno. Es cuando te dicen que sus papás serán eternos.
  • Ya teniendo algo más de 10 años tienen el concepto más interiorizado, pero es necesario todavía hablar con ellos con calma y directo al morir la mascota.

Incluso si el animal fue sacrificado lo mejor es decirles directamente. Que su mascota estaba sufriendo mucho y que seguir con vida solo lo haría pasar más dolor. Dejarle claro que fue por su bien, para que no guarde rencor.

Probablemente comience a hacer preguntas como a donde van luego de morir. Aquí dependerá de las creencias que se tengan, pero hay que intentar darles una explicación, porque seguirán buscando en otra parte si no se responde.

Es buena idea hacer una pequeña ceremonia, como enterrar algo o poner un pequeña escultura improvisada. Esto ayudará a que le den un cierre al asunto, una forma de poder despedirlo.

¿Y si le compro otra mascota?

Podemos desesperarnos al verlo triste y pensar que otra mascota puede ayudarlo. Pero no hay que hacerlo tan rápido, lo más saludable es que logre procesar el dolor, al menos unos 6  meses por ejemplo.

El apego a su primera mascota se encuentra muy presente todavía, por lo que traerle una nueva probablemente le cause rechazo. Ya que no es la suya, es otra y podría verla en ese momento como un invasor.

La muerte jamás es fácil y con niños menos, pero hay que tener paciencia y hablar con la verdad, haciendo uso de todo el tacto posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.