Porque mi perro sale corriendo cuando abro la puerta, ¿no es feliz conmigo?

Es bastante probable que hayas pasado por esta situación: estás con tu perro en tu hogar. Lo ves feliz estando contigo y tu familia, por lo que supones que no quisiera estar en otro lugar. Pero apenas abres la puerta, este parece querer huir.

Para algunas personas esto resulta frustrante, porque lo toman como que el perro no se encuentra contento con ellos y esta esperando la primera oportunidad para poder marcharse. ¿En verdad está desesperado de alejarse de nosotros?

¿Por qué mi perro parece querer escapar al abrir la puerta?

porque mi perro sale corriendo cuando abro la puerta

En primer lugar, no te preocupes: tu perro no se encuentra huyendo de ti ni de tu hogar. Algunas personas llegan a sentirse lastimadas por estar situación, pensando que de alguna manera su mascota no es feliz con ellos.

Pero no se encuentra relacionado a nada personal, es simple instinto y curiosidad: afuera es un mundo lleno de cosas por descubrir. Y por lo regular, se encuentran atrapados dentro de los límites marcados por la casa.

Por lo que al abrir sienten la necesidad por instinto de ir hacia allá para poder averiguar todo lo que puedan. No tiene nada que ver con estar queriendo huir del hogar por sentirse poco querido ni mucho menos.

Y la razón por la que sigue haciéndolo es porque no ha sido entrenado para ello: es importante darle educación a nuestra mascota para que no intente salir cada vez que abres. Ya que es peligroso para ellos salir sin control.

¿Y cómo puedo evitar que salga corriendo cuando abro mi casa?

Aquí algunas recomendaciones:

  • Bloquea el paso: Al menos al inicio mientras lo entrenas, pon algún impedimento que le haga salir tan fácilmente. Esto puede ser molesto para la familia, pero todo mientras se entrena. Y sobre todo si la puerta se abre y cierra durante todo el día.
  • Mantenlo cansado: No en un sentido negativo, sino que mantenlo ocupado. Juega con él, corre, haz que brinque. De esta forma habrás calmado sus ansias de ejercicio y no tendrá tanta energía para liberar.
  • Cuando salga corriendo, intenta llamar su atención de regreso: Ya que si corres detrás, pensará que estas jugando. Si ve que sale, intenta al menos de inicio detenerlo gritando o llamando su atención. Si no hace caso, entonces ve detrás de él con calma.
  • Enséñale ordenes: Cuando abras la puerta, di la orden de “sal” hasta que abras la puerta. Si notas que tocas el pomo y empieza como a prepararse, le dices “no”. Con paciencia entenderá que deberá salir hasta que tenga la orden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.