La caza deportiva de animales, ¿debería considerarse un deporte?

Como una persona que ama los animales, detesto la cacería. Esos grupos de personas que salen a campo abierto, con la idea de matar toda clase de animales. Haciéndolo por diversión, por el simple gusto de hacerlo.

No nos engañemos: la cacería ha existido toda la vida y ha sido necesario para la evolución de las civilizaciones. Es una fuente primaria de alimentación, que junto con la agricultura, son básicas para el crecimiento de un pueblo.

Por lo tanto, sería entrar en una polémica sin sentido el decir que la cacería debería no haber existido. El comer carne siempre ha sido parte de la alimentación de las personas y mucho se ha conseguido por medio de cazar.

El problema es la cacería deportiva.

la cacería como deporte

Por lo tanto, aquí lo que se critica no es la cacería en sí, sino la cacería deportiva. Esta tiene como objetivo medir la habilidad de tiro de los participantes, así como otros aspectos como exploración y sobrevivencia incluso.

El problema radica en que su finalidad es la competición y la diversión, todo a costa de la vida de los animales. Quienes son perseguidos con el fin de satisfacer sus gustos, llenar marcadores y tener trofeos.

Incluso en varios casos, los cuerpos son utilizados para poder obtener las pieles y colocar las cabezas sobre sus chimeneas. Como una especie de trofeo que pueda recordar a todos lo bueno que son cazando.

Cualquier amante de los animales aborrece este tipo de actitud, ya que básicamente están matando por diversión; estas nobles creaturas terminan por convertirse en simples blancos móviles para ser disparados.

¿La cacería puede considerarse un deporte?

Esta es una discusión subyacente de esta polémica. Lo vemos como una cacería, ¿puede considerarse algo tan noble como un deporte entonces?

Lamentablemente, si puede ser considerado deporte. Ya que la definición habla que una actividad o ejercicio físico, en donde bajo determinadas normas, se ponga a competición la fuerza física, destreza o habilidades.

Todas estas condiciones son cumplidas por la cacería, ya que estas competencias suelen tener reglas y se está buscando poner a prueba la puntería de los participantes.

La polémica comienza porque siempre el deporte se ha considerado como una actividad noble. Pero eso es algo que le hemos dado con el pasar del tiempo, tratando de romantizar un poco este tipo de actividad.

Sin embargo, en términos estrictos la definición antes dada no muestra que tenga que ser una actividad noble o considerada buena, bajo ciertas normas morales. Se refiere a competir y la cacería cumple con eso.

¿Tú cazarías por diversión?

Por lo tanto, no hay mucho que podamos hacer para evitar que sea considerado un deporte. Ahora todo queda en manos de las personas que miren lo que dice su conciencia sobre si van a cazar o no.

Pensar que en realidad participan en una barbarie, en donde persiguen seres inocentes por diversión. Piensa que estuvieras en su lugar: corriendo por los bosques, mientras unos seres te persiguen mientras ríen.

Hay quienes son tan descarados que simplemente piensan que es imposible eso, que el ser humano es el ser superior o argumentos similares.

Pero tengo la esperanza que entre todo, haya alguno que estas palabras lo haga reflexionar, tenga empatía y piense un poco en estos seres vivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.