Como acostumbrar a un gato a andar en auto: el proceso paso a paso

Por lo regular no es necesario que un gato aprenda a andar en automóvil. Ellos permanecen en el hogar y salen a dar sus paseos. Pero puede llegar a darse ciertas circunstancias en donde tengas que tener llevar uno en automóvil.

Esto puede ser duro con algunos ejemplares, quienes no se encontrarán tranquilos realizando dicho viaje. Ahora encontrarás algunos consejos para que sea mucho más fácil acostumbrarlos a andar dentro del vehículo.

Como hacer que a un gato le guste andar en coche.

¿Cómo acostumbrar a un gato a andar en auto?

¿Cómo educar a tu gato para andar en el automóvil? Estos tips te permitirán mejorar tu relación del minino con el vehículo.

Comienza con él cuando sea joven de preferencia.

No quiere decir que un gato mayor no pueda aprender trucos nuevos. Pero será mucho más fácil que tu gato se acostumbre a andar en coche si comienza muy pequeñito. Mientras a más edad, será más difícil.

Un gato muy joven además será por lo regular mucho más fácil de manejar. Uno adulto sabrá defenderse mejor, por lo que puede aumentar la probabilidad de una situación en donde intente rasguñar o algo similar.

Asegúrate no tenga mareo por movimiento.

Puede que tu mascota tenga toda la disposición de aprender a andar de esta forma. Pero resulta que su organismo no se lo permite, no es raro encontrar gatos que tengan mareos cuando suben a uno de estos autos.

Puede ser que tenga vómitos o náuseas. Si es indispensable que tenga que andar en el coche, llévalo a un veterinario para que te ayude con algo que luche contra dicho mareo. Jamás le vayas a dar algo por tu cuenta.

Comienza a practicar con el motor apagado.

Lo mejor es enseñarle el ritual de subir el auto. Es decir, abrir la puerta, oír el portazo y esperar que lo acomoden en algún lado. Hacerlo sin que este prendido el motor permitirá que ande mucho menos nervioso.

Puedes intentar darle alguna golosina de premio si ves que está tranquilo. Si esta desesperado intentando salir, no lo vayas a premiar todavía. Simplemente cálmalo, para intentar que se quede ya dentro.

Luego de eso, ya prende el motor.

Ya cuando veas que se queda tranquilo, intentaremos prende el motor. En esta ocasión, dale al golosina hasta que veas que prendiste el motor y se quedó tranquilo. Que aprenda que deberá pasar ese proceso.

Luego de eso puedes aprender a manejar una sola cuadra. Hazlo con las ventanas subidas, para evitar que pueda saltar. Que vaya bien sujeto en su transportín, si notas que el viaje es tranquilo, ya ahora le das la golosina.

Aumenta la velocidad y distancia gradualmente.

Una vez que el minino se haya acostumbrado a este movimiento inicial, poco a poco deberás someterlo a más pruebas. A ir más lejos y más rápido. Claro, este proceso es gradual y en diferentes días, con mucha paciencia.

Así se acostumbrará al uso del transportín y a estar en movimiento. Cuando acabes cada sesión, es cuando le darás la golosina. Será el modo de entender que cada vez será más complicado, pero que todo esta seguro.

Y recordemos que cada gato es distinto, por lo que puede que haya algunos que en realidad jamás se acostumbren a estos viajes. Será cuestión de intentar tener mucha paciencia antes de llegar a una conclusión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.