Comida húmeda contra seca para gatos, ¿Cuál es mejor?

Cuidar la alimentación de nuestro gato es muy importante. No es simplemente darle comida para que llene su estómago, hay que cuidarle que sea de la mejor calidad posible para nutrirlo y sea bueno para su sistema digestivo.

Aquí es donde podemos encontrar en general dos tipos de alimento: la comida húmeda y la comida seca. Existen de ambos tipos para nuestro gato. Ahora bien, ¿Cuál es mejor, posee uno ventaja sobre el otro?

¿Es mejor la comida húmeda o la seca para mi gato?

comida húmeda contra seca para gatos

De antemano debes saber que ambas son excelentes opciones. No te preocupes por pensar que si elijes una estarás dejando desnutrido a tu gato. La realidad es que en ambos bandos encontrarás alimento de alta calidad y nutritivo.

Vamos primero a distinguir cada uno.

Características de la comida húmeda.

Lo más seguro es que si conoces un poco de este tipo de alimento, pienses únicamente en el que viene en lata en forma de carne. Y si bien es su forma más clásica de presentación, también puede venir en bolsa.

Todo esto para manejar diferentes sabores y sobre todo distintas porciones. Ya que de esta manera podemos controlar la cantidad de comida que le daremos a nuestro gato sin tener que almacenar, perdiendo su frescura.

La característica principal que da nombre es tener más del 65% de humedad. Y su trato es más delicado, por eso viene en proporciones pequeñas. Ya que tenerlo en la intemperie más de una hora causa rápidamente crecimiento bacteriano.

En general este tipo de comida le encanta por ser como comer carne fresca, suele ser fácil de masticar y con sabores muy ricos. Pero también es verdad que debería tratarse más como una golosina o premio de cuando en cuando.

Características de la comida seca.

Esta es seguramente la más conocida de todas, ya que para ejemplificarla simplemente tenemos que ver las croquetas de siempre. Son fáciles de transportar y obtener, además de ser muy nutritivos por lo regular.

Su humedad es inferior al 20%, lo que hace que tengan una vida mucho más duradera. Se pueden simplemente guardar con su tapa y eso permitirá que puedan almacenarse para irse dosificando de forma gradual.

Gracias a su consistencia ayuda a quitar el sarro de los dientes a la hora de masticar. Tal vez su mayor impedimento es para gatos ancianos, que pueden comenzar a encontrar difícil el masticar.

¿Y existe uno mejor que el otro entonces?

Como habrá visto, en realidad simplemente se complementan. Cada una tiene sus ventajas.

  • El alimento húmedo suele ser una golosina, por lo que deberá ser suministrada menos. Se le puede dar comida seca por lo regular y premiarlo de cuando en cuando.
  • La comida seca durará más tiempo e incluso puede quedarse a la intemperie. De esta forma puedes dejarle comida para que se sirva solo, algo que no puedes hacer usando la comida húmeda, ya que se descompone.
  • La comida seca suele ser más económica, por lo que es la opción amigable para tu bolsillo. Puedes invertir en tu gato de vez en cuando dándole una comida húmeda como ocasión especial.
  • Puedes darle la sorpresa de mezclar, dando como resultado un alimento delicioso y nutritivo. La humedad hará que las croquetas se vuelvan suaves.

Como ves, no hay que elegir una ni otra de manera definitiva. Todo depende de la ocasión, por lo que deberás estar tomando la decisión de cuando darle cada una.

Pero si, no es recomendable tenerlo alimentado a base de un solo tipo de alimento. Ya que ambos tienen ventajas que puedes aprovechar dependiendo del momento en que te encuentres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.