Razones por las que un perro muerde (!y como puedo educarlo para evitarlo¡)

El método de defensa y ataque de los perros es la mordida. Gracias a ellos pueden defender su hogar cuando sienten que está siendo invadido. Y de igual forma, pueden defenderse en caso de ser atacados por alguien.

Pero hay ocasiones que quisiéramos que no estuviera mordiendo y aún así lo hace. Para ello lo mejor es entender la naturaleza de estos caninos, porque hay situaciones justificadas que para nosotros pueden parecer fuera de lugar.

¿Por qué muerde un perro?

razones por las que un perro muerde

Existen una gran cantidad de situaciones, pero aquí hay algunas de las típicas:

  • En primer lugar como método de defensa. Piensa en una madre a la que le van a tocar un cachorro, sin duda terminará por morder. O cuando se mete alguien en su territorio, lo toma como una ofensa.
  • Por ser sorprendido. Puede ser tu perro muy dócil, pero sin un día lo tocas sin que se de cuenta, no descartes lance una mordida. Recuerda que no es nada contra ti, es una reacción natural por sentirse amenazado.
  • Huir de él. Incluso cuando es simplemente cuestión de juego, puede llegar a activarse el instinto natural de los animales. Puede hacerlo sin ganas de lastimar, pero al sacar sus dientes pueden pasar accidentes.
  • Tener miedo. Por ejemplo, que alguien reviente cohetes afuera o estén haciendo ruidos extraños. Bajo esta situación lo mejor es tener precaución y acercarse con cautela, porque no sabemos si pueda reaccionar lanzando una mordida.
  • Si siente dolor o esta enfermo por algún motivo, también hay que tener cuidado. Puede sentirse tan mal que no quiera ser tocado, por lo que en algún punto pueda desconocer. Por lo que se deberá de tomar con precaución.

Toma en cuenta que en situaciones extraordinarias siempre vigila el lenguaje corporal del animal. Cuando se siente amenazado o con miedo, lo verás más encogido, gruñendo e incluso se le notará en los ojos.

Si suele morder mucho, ¿puedo detener ese comportamiento?

Como verás, el morder está en su naturaleza. Y si se encuentra en una situación de peligro lo más probable es que lo haga. Pero para una situación normal, si que es posible entrenarlo para que deje de hacerlo.

  • Dale un entrenamiento mínimo. Enséñale a sentarse, a ir por la pelota, a comer en un solo lugar. Todo ello lo hará mucho más obediente y acostumbrado a tu persona. Eso hará que sea menos rebelde.
  • Hazlo más sociable, no lo tengas en solitario. Que conozca a otras personas, que salga de cuando en cuando a pasear. Igual que vea otros perros, todo eso permitirá que sea tan uraño con los demás.
  • No lo tengas siempre protegido de ruidos ni situaciones que lo puedan poner nervioso, como taladros. Hazlo desde cachorro, todo esto hará que tenga experiencia de vida y no se ponga nervioso cuando los vuelva a oír.
  • Jamás le pegues como forma de educación. Además de ser inhumano y cruel, lo único que lograrás es que tenga un carácter violento. Lo más seguro es que para ciertos situaciones decida usar la violencia de igual forma.
  • Si sabe que su perro es agresivo, siempre llévelo con correa. En un impulso puede salir corriendo detrás de alguien, ya sea otro perro o una persona. Para situaciones muy llenas de gente, incluso podrías ponerle un bozal de forma temporal.
  • Vigile todas las interacciones que tenga con otras personas, sobre todo con los niños. Y jamás se confié por completo que sepa que su mascota es tranquila. Ante un desconocido puede llegar a salir su instinto de defensa.

No puedes impedir que tu perro muerda, es su naturaleza. Pero si lo puedes educar para que se controle en la mayoría de situaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.