Tritón de vientre de fuego: datos y cuidados para tenerlo de mascota

De entre todos los anfibios que existen, el tritón de vientre de fuego es uno de los que más honor hacen a su nombre. Ya que en verdad, da la sensación que en su estómago ha sido representado de alguna forma este elemento de la naturaleza.

Ahora conocerás a un anfibio bastante particular, que a últimas fechas se ha vuelto muy popular entre las personas que quiere tener una mascota diferente. Ya que este animal resulta ser muy atractivo.

¿Qué es el tritón de vientre de fuego?

tritón de vientre de fuego

Estos pequeños tritones, de nombre científico Cynops orientalis, tienen su origen en China. Por lo regular son encontrados junto a los ríos, en donde se les puede ver cazando sus presas que consiste en pequeñas larvas.

Cuando son adultos, es común verlos parados en lugares con alta humedad y musgo, elementos que son beneficiosos para su sobrevivencia. Y hoy en día, la gente los busca como mascotas para tener en el hogar.

Esto es gracias a que son seres que se adaptan muy fácil a vivir en acuaterrarios, en donde podemos observarlos en sus distintos cambios de fase. Además, suelen ser muy activos una vez que se acostumbran a su nuevo hogar.

Tiene una vida relativamente larga, por lo que podrá acompañarte en buena parte de tu vida. Se hablan de casos de tritones que han vivido 3 décadas, pero por lo regular vivirá entre 10 a 15 años.

Características físicas.

Es bastante pequeño, pudiendo alcanzar durante la etapa adulta los 10 centímetros de largo. Su cuerpo en general da la sensación de estar aplanado.

Comenzando por su cabeza, posee unos ojos bastante grandes en proporción, que suelen presentar una coloración rojiza. Su cuerpo es negro, llamando la atención su gran cola plana que le ayuda a servir de remo para poder impulsarse.

Y por supuesto, lo que da nombre al animal: ese vientre rojo que se extiende por toda la zona inferior del cuerpo. Es bastante intenso, por lo que se ha ganado ese apelativo de vientre de fuego.

Alimentación

Cynops orientalis

El tritón de vientre de fuego posee dos fases bien diferenciadas: acuática y terrestre. Estas varían dependiendo de la edad del animal, siendo la terrestre cuando alcanzó la edad adulta.

Su alimentación variará dependiendo de la fase en que se encuentre, por lo que deberás conocer bien.

  • Acuática: En esta etapa su alimentación estará basada mayormente en pequeñas larvas de mosquitos. Es lo que más fácilmente pueden comer, aunque cortar una lombriz en trozos también puede ser una variante.
  • Terrestre: Lo mejor que puedes ofrecerle es el alimento vivo, como puede ser gusanos de seda, grillos pequeños o larvas de mosca y mosquito. Es importante vigilar que lo coma, para que no sean atacados por ellos.

La frecuencia de alimentación varía dependiendo de la edad también, ya que al ser jóvenes su alimentación es diaria, mientras que a más edad será solo 3 veces por semana.

Vivienda.

La mejor forma de contenerlos es por medio de una pequeña pecera o terrario. Y deberás pensar que estos son seres semiacuáticos al llegar a la edad adulta. En todas sus fases, van a requerir un lugar con agua.

La proporción es que del territorio total, un 30% debería ser tierra y el 70% un espacio con agua donde pueda nadar y sumergirse. O si es joven, podrías optar por una totalmente acuática y cambiarla cuando crezca.

Toma en cuenta también tapar de manera ajustada la parte superior, ya que son buenos saltarines. Por lo tanto, si dejas el acuario abierto, es probable que termine por saltar y escapar.

También es buena idea por su salud mental, proporcionarle troncos y pequeños sitios para que pueda esconderse. A ellos les gusta meterse en esos sitios, para sentirse a salvo y tener la sensación de poder ponerse a salvo si lo requieren.

Si pudieras proporcionarles sitios con musgo, se sentirían todavía más en casa.

Otros datos importantes.

Son anfibios que pueden llegar a vivir con otros de su especie. Pero por lo regular no son demasiado sociables, por lo que no conviene colocarlos con otro tipo de anfibio.

De hecho, si estos son más pequeños que el tritón de fuego, terminarán por comerlos. El mismo caso del revés, con uno más grande pueden terminar siendo la presa.

También tomar en cuenta que no son reptiles que con los que puedas jugar. No conviene estarlos tocando, ya que su piel es demasiado permeable, por lo que fácilmente podríamos terminar por afectarlos.

En caso de tener que tocarlos, lavarse las manos antes y después. No los alces por gusto ni nada, son animales que se estresan demasiado fácil al ser manipulados por la mano humana.

Son mascotas muy simpáticas que podemos tener en el terrario para verlas. Dales un buen hábitat y tendrás un anfibio tan bonito como activo para que te acompañe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.